domingo, 11 de junio de 2017

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

1. Hoy es un día de puertas abiertas. Dios nos abre de par en par las puertas de su casa y nos muestra un secreto de familia: el misterio de la Santísima Trinidad. Misterio es, pues, un secreto revelado. Nos guía el Hijo de la casa, Jesús. Nos pone en la mano la hoja de ruta: el Credo.
2. Jesús nos habla del Padre, Señor y creador del cielo y de la tierra. Que ama entrañablemente todo lo que él ha creado. Su amor llega hasta entregarnos a su propio Hijo para restablecernos en la dignidad de hijos.
3. En la visita, Jesús nos habla también de sí mismo: He salido del Padre y he venido al mundo. Ahora dejo el mundo y me vuelvo al Padre. Pero yo estaré con vosotros siempre, hasta el fin del mundo sea mundo. Y sabemos muchas más cosas de él que vamos viendo cada domingo.
4. Uno del grupo pregunta: Jesús. ¿Y del Espíritu Santo? ¿Qué nos dices? Porque la hoja de ruta sólo dice: Creo en el Espíritu Santo. Y punto. ¿Y punto? Me parece que leéis mal el credo o no tan bien como podríais. Vamos a ver. Suprimid por un momento el punto y veréis la maravillosa actividad del Santo Espíritu. 
5. Leedlo así:
Creo en el Espíritu Santo que actúa 
· en la Iglesia, que es universal o católica, y apostólica porque se fundamenta en los apóstoles
· actúa en ella mediante la participación en las cosas santas –es lo que llamamos ¡la comunión de los santos!- que son los sacramentos, sobre todo la Eucaristía, y perdonándonos los pecados en el bautismo y en el sacramento de la reconciliación.
· Con esto conseguimos en Cristo la resurrección y la plena vida en Dios, la vida de la gloria.
Ya veis si es importante y actual la actividad del Espíritu Santo: Sacramentos, resurrección con Jesús, vida plena en Dios.
6. Así pues Dios no es un ente solitario y lejano, sino que es un Dios familia, donde reina el amor y la fecundidad que culmina en la creación del hombre y la mujer que, como familia, son imagen y viva de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.
7. ¿Y esto de uno y tres y tres uno? Muy sencillo. ¿Verdad que tanto el padre, como la madre como el hijo son igualmente seres humanos? Tienen una única manera de ser humana pero vivida distintamente por cada miembro de la familia. Unidad y trinidad. Pensadlo.
8. Es consolador y maravilloso pensar que el misterio de la Trinidad se desarrolla en el corazón de cada cristiano. El que me ama, dice Jesús, el Padre lo amará y vendremos a él y fijaremos en él nuestra morada. Leónidas, padre de gran cristiano que fue Orígenes (183/186 - c. 254), antes de acostarse, descubría el pecho de su hijito y lo besaba adorando en él a la Santísima Trinidad que tenía su templo en aquel chiquitín.
9. Moisés anhelaba ver el rostro de Dios. No lo consiguió, pero sí oyó lo que decía de sí mismo: "Yo soy el Señor, Dios compasivo y clemente, paciente, rico en bondad y leal". Una experiencia que lo marcó por toda la vida. En realidad es experimentando la amorosa presencia de Dios alcanzamos a Dios. 
10. Terminemos con el saludo con que empezamos la Eucaristía: Que la gracia de Jesucristo, el Señor, el amor de Dios y el don del Espíritu Santo estén con todos vosotros. 

Texto: J. Sidera cmf 
Foto: A. Daufí cmf

No hay comentarios:

Publicar un comentario