miércoles, 31 de mayo de 2017

DESDE DENTRO

Que cada día tiene su afán ya lo sabemos. Y que cada cosa tiene que tener su tiempo, también. Pero a veces dejamos “esos tiempos” y vivimos pisando el acelerador, es decir, acelerados. Metidos en el tren de las prisas y de la precipitación somos violentos hasta con el tiempo. ¿No son las prisas un modo de violencia contra el tiempo, quitándole el ritmo que cada cosa requiere? Y lo serio del asunto es que, al final, no son las cosas sino la vida misma, nuestra existencia, la que debe ser respetada en su tiempo y no vivirla con esas prisas que impiden la serenidad necesaria para darnos cuenta de que vivimos y de cómo vivimos. “¿Me quieres decir qué vas a hacer este fin de semana”? “No tengo tiempo”, se me contestó. Pensé, con buena intención, que no había entendido la pregunta y que, con las prisas, debió pensar que le pedía algo. 

Está el otro extremo, que ya se sabe que el equilibrio siempre es difícil. Pues que también hay gente que carece de rapidez y de motivación por algo y arrastra el tic tac de la vida sin proyectos y sin sentido. Sin estas cosas tan básicas, proyecto y sentido, no se mueve nada y es como ir por la vida sin motor. Esas gentes van y vienen sin más programa que dejar pasar las horas aunque, eso sí, diciendo “desde su lógica” que mejor si se pasan bien y que allá cada cual con sus problemas “que yo ya tengo bastante con los míos”. 
¿Y dónde estará la virtud que llaman centro? La respuesta es fácil y difícil, todo junto. Está en hacer las cosas con amor. El amor hace despertar de cualquier letargo y sin prisas permite parar lo que sea necesario para contemplar el mundo y para mirar a los demás como si fueran algo mío. Y si al amor se le añade la fe permite levantar los ojos al cielo y llamar Padre a Dios. Quizá todo se pueda resumir diciendo que como mejor se va a vivir, sin prisas y con sentido, es viviendo la vida “desde dentro”.

Texto: J. Ferrer
Foto: Cultura y Fe hoy

sábado, 27 de mayo de 2017

ASCENSION DEL SEÑOR


1. Cuando hablamos de la Ascensión de Jesús, nos lo imaginamos subiendo físicamente al cielo. Es normal. Pero lo entenderíamos mejor si nos fijáramos en una frase como esta: el Papa ha ascendido el obispo tal a cardenal. No lo ha subido a ningún escabel. Simplemente decimos que algo ha cambiado en la consideración del personaje.


2. Con Ascensión Jesús no deja de estar hacerse presente a los suyos, sino que continúa presente entre ellos de forma distinta.

3. Con la resurrección Jesús rompe las barreras del tiempo y del espacio y por eso puede ser presente a todo tiempo y a todo espacio de una manera más viva y más eficaz aún que cuando andaba por los caminos de Galilea. Por eso decía: Conviene que yo me vaya.

4. La Ascensión es un misterio bisagra en que confluyen el cielo y la tierra, Dios y la humanidad. El Padre ha resucitado a Jesús de entre los muertos y comparte con Él su poder y su amor. Todo lo ha puesto bajo sus pies. Pero este nuevo status que decimos ahora, no lo aleja de nosotros, más bien nos lo acerca. 

5. Jesús en su humanidad engloba la nuestra, la de caminantes y peregrinos en nuestro mundo concreto. Resulta que Jesús y nosotros formamos un solo cuerpo. Él es nuestra cabeza y nuestro corazón. Nosotros somos sus miembros. En nosotros él se hace presente al mundo. Lo mira con nuestros ojos y lo ama con nuestro corazón.

6. Hoy Jesús nos convoca a Galilea, en una montaña, como la de las bienaventuranzas o como la del Tabor. Salimos algo más arriba de nosotros para ver más bien. Hay los Once. De repente Jesús se hace presente. La reacción de todos es adorarlo, prosternarnos hasta tierra. Incluso de quienes han dudado o dudamos. 
7. Jesús habla. El Padre me ha dado toda autoridad al cielo y en la tierra: un poder universal. Es lo que decíamos de la bisagra. En él confluyen cielo y tierra. Y nos confía un encargo: Id, no os quedáis aquí postrados. La vida es camino en un mundo donde todo se mueve. Andad a su ritmo, no a remolque. 
8. Y haced discípulos, muchos discípulos de todo tipo de pueblos y de personas y enchufadlos a la vida de Dios. Esto es el bautismo. La inmersión bautismal nos sumerge en la vida de Dios, en Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Un Dios familia, comunicación, vida. No vive lejos de nosotros. Vive dentro de nosotros. El que me ama, el Padre lo amará y haremos en él nuestra morada, dice Jesús.

9. Y enseñadlos. Los cristianos somos discípulos, alumnos. Cuando decimos discípulo queremos decir aprendiz. Enseñaremos con la palabra y la vida a practicar lo que Jesús nos ha enseñado y que resume en un solo precepto. Ama a Dios y al prójimo como a ti mismo.

10. ¿Lo podremos hacer? Claro que sí. Él es Emmanuel, Dios con nosotros, es Jesús, Dios que nos salva y día a día hace camino con nosotros hasta que el mundo llegue a su plenitud. Se nos hace visible en los sacramentos, en la Eucaristía, en la Palabra y en nuestros hermanos más pequeños, necesitados o marginados. Donde hay dos o tres de reunidos en mi nombre, allí estoy yo.

11. Pidamos al Espíritu Santo que realice en nosotros y en la Iglesia lo que hoy nos encarga Jesús en su Ascensión.


Texto: J. Sidera cmf
Foto: Fano

lunes, 22 de mayo de 2017

FE Y RELIGIOSIDAD EN INTERNET

Con el título "Iglesia e internet. Retos y oportunidades" a cargo de D. Victor Manuel Pérez, profesor de Comunicación de la Universidad San Jorge, ha comenzado el ciclo de charlas sobre Fe y Religiosidad en Internet que ha organizado la delegación de medios de comunicación del arzobispado de Zaragoza en su 50 aniversario. 
 

En una sociedad en la que están cada vez mas presentes las tecnologías digitales y las redes sociales, el mensaje del Evangelio tiene que estar también presente, y las personas encargadas de llevarlo a todo el mundo tienen que conocer suficientemente las características, modelos y propuestas que navegan de este mundo digital del siglo XXI. Testimonios y presencia viva y directa de los católicos es lo que reclaman los jóvenes en las redes sociales e internet. Igualmente se ha comentado en el turno de preguntas que internet y las redes sociales son una herramienta delicada y primaria, que no suple necesariamente el contacto directo o la vivencia/experiencia de fe a las personas que contemplan los contenidos cristianos.
En el marco del Centro Joaquín Roncal de la Fundación CAI-ASC se han reunido alrededor de cincuenta personas para participar en esta primera charla que, junto con "Ciberpredicadores y otros peligros. Cómo vivir la fe hoy" por D. Luis Santamaría y "¿Dios vive en la red? El video del Papa, un caso de éxito" D. Juan della Torre en las dos restantes jornadas completarán el ciclo.

Texto y fotos: Redacción Cultura y Fe hoy

sábado, 20 de mayo de 2017

DOMINGO VI DE PASCUA

1. La campaña misionera del diácono Felipe en Samaría es un fruto colateral de la persecución contra la iglesia naciente después de la muerte Esteban, apedreado. Samaría era un país mal visto por ser un nido de herejes, cismàticos y enemigos de Israel. Felipe, siguiendo las huellas de Jesús que había divisado con gozo gran cosecha iniciada en el encuentro con la Samaritana, rompe las barreras de raza y religión y tiene un éxito rotundo: muchas personas reestructuradas, curaciones y una inmensa alegría.
2. La buena noticia sorprende a los apóstoles que se han quedado en Jerusalén. Están contentos viendo que la iglesia se abre a todos. Los apóstoles Pedro y Juan son los comisionados por la iglesia de Jerusalén para averiguar y calibrar como es debido la calidad del acontecimiento. Constatan el gran número de samaritanos que han recibido el bautismo después de reconocer a Jesús como Mesías y Salvador. Encuentran una deficiencia importante: No han recibido el Espíritu Santo. Oran todos juntos, les imponen las manos y se lo comunican. Se ha producido un pequeño milagro: la iglesia establecida en Jerusalén y la recién nacida en Samaria están animadas por el único y mismo Espíritu. La Iglesia es una y multiforme a la vez.
3. Es el pentecostés samaritano. Un primer indicio del sacramento de la confirmación. El bautismo tiene dos caras: la inmersión en la muerte y resurrección de Jesucristo. Y la efusión del Espíritu que da sentido a la inmersión. El cristiano maduro es ungit por el Espíritu Santo como Jesús y como Jesús es enviado a dar testimonio de Él.
4. Visto lo ocurrido en Samaria, los cristianos han recibido el bautismo pero no la confirmación hoy son invitados a recibir de manos del obispo el don del Espíritu Santo. Los llenará de alegría y de fortaleza para comunicar la fe. Y les concederá el don de lenguas: el don de comprender mejor a los demás y comunicarse con ellos en el lenguaje que todos comprenden: el del amor. Si no no entendemos por lenguaje, nos entenderemos por amor, decía el beato Ramon Llull. 
5. Jesús, antes de irse de este mundo, pide al Padre para nosotros otro Defensor, el Paràclito. La palabra paràclito, de origen griego, indica la persona llamada junto a nosotros para consolarnos cuando estamos tristes y afligidos, para aconsejarnos y enseñarnos el camino cuando no lo vemos claro, para defendernos cuando tenemos que dar razón de nuestra fe. Es el Espíritu de la verdad. Es el maestro interior que nos hace conocer la persona de Jesús y nos relaciona íntimamente con Él. Se hospeda en nosotros como en su casa y nos convierte en templos suyos, personas consagradas. 
6. San Pedro indica qué hemos de hacer para actuar como personas animadas por el Espíritu de Jesús. Ante todo reconocer a Jesús como Señor. Luego ser capaces de dar razón de lo que esperamos a quien nos la pida. No a gritos ni con imposiciones, sino con una propuesta serena y respetuosa. Proponer, no imponer. Seremos más eficaces si actuamos con suavidad y discreción y si transparentamos el mensaje con un comportamiento profundamente humano, expresión viva de la coherencia de la vida con la fe que profesamos. ¡Ojalá que todos los cristianos frustrados y el no cristianos que nos desacreditan se sientan movidos a cambiar de chip ante la evidencia de una vida generosa, humilde y acogedora de unos cristianos animados por el Espíritu Santo.
7. Si tenemos que sufrir que sea porque somos fieles al evangelio, no por el escándalo provocado por una conducta no cristiana. El P. Julio Leache, un claretiano que pronto será beatificado, se levantaba a las dos de la madrugada para celebrar la misa clandestinamente en el almacén de los aperos de labranza del Mas donde vivía con otros claretians, exponiéndose a ser sorprendido y asesinado. Él respondía: Si nos matan para ser fascistas, maldita la gracia. Pero si es por ser cristianos y por celebrar la Eucaristía, ¿que más podemos desear?
8. Sigamos siempre las huellas de Jesús y dejémonos llevar como él por el aliento del Espíritu que vive en mí, en mis hermanos cristianos y en toda la Iglesia.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Fano

martes, 16 de mayo de 2017

EL CANTANTE ITALIANO NEK EN "FANTASTIC DUO"

En la noche del miércoles 10 de mayo nacía un nuevo programa musical en la televisión. Se trató del programa Fantastic Duo de TVE, con intervenciones musicales de artistas reconocidos junto a aficionados seleccionados de entre los que envían sus vídeos al programa. En este primer programa conducido por la presentadora Nuria Roca vimos en primer lugar al cantante italiano Nek; el famoso artista que interpretó la canción “Laura no está”. Junto a él seleccionaron a tres voces, que en este caso fueron Juan, Isra y una pareja de recién casados Javier y Susana.
En la breve presentación del primero de ellos, Juan llevaba colgado un rosario que besó, a lo que la presentadora le preguntó si era superticioso. La respuesta fue tenue y con cierta vergüenza, diciendo que se lo había dado su madre. Acto seguido el cantante Nek con total naturalidad extrajo de su chaqueta un rosario que lo mostró en alto, como queriendo decir que él también tenía uno. Este gesto de Nek tan natural y al hilo de la conversación que sucedía en el plató de televisión, nos permitió observar una diferencia: Juan lo llevaba de amuleto y como queriendo pasar la responsabilidad a su madre, y Nek lo sacó de su bolsillo sin necesidad de manifestar su devoción mariana por exigencias del guión.
A continuación, presentaron a Isra que venía acompañado de su madre. Fue ésta la que más tiempo de pantalla se llevó, pues al verdadero protagonista tan apenas habló. Lo poco que dijo fue su madre era tarotista (y así rotularon a la madre cuando intervino) y que llevaba colgando una piedra que le daba suerte. Las intervenciones de Isra y de su madre ocuparon un espacio importante en este apartado del programa, amparadas y animadas por la presentadora.
Al hilo de todo esto queremos comentar que, si el sentido de un programa musical de televisión es el de entretener, oír voces estupendas, ver actuaciones interesantes y otras referencias artísticas, en este primer programa de Fantastic Duo no lo vimos en sus minutos iniciales.
De Nek ya conocíamos su reencuentro con Dios en la visita a Medjugorje, sus campañas solidarias y sus canciones como el himno de la caridad de san Pablo. Nek no dudó ni un momento en enseñar su rosario a toda la audiencia. 

Texto: Cultura y Fe hoy
Foto: www.rtve.es

sábado, 13 de mayo de 2017

DOMINGO V DE PASCUA

1. La comunidad de Jerusalén era comunidad dinámica, muy abierta: había judíos de toda la vida y judíos de religión pero de lengua diferente. Pero no todos se sentían tratados igualmente. Celos, roces, incomprensión... Se quejaron a los apóstoles. Sólo les faltaba ésta. Se lo piensan, consultan, lo hablan con la comunidad. Ellos no pueden con todo. Quizás se acordaron de Moisés en el desierto.
2. Necesitan ayuda. ¡Y nació Cáritas...(¿?)! Escoged entre vosotros unos colaboradores de confianza, que sintonicen con el de Jesús, empapados de su Espíritu y sensatos. Espíritu Santo y cordura! Que ellos se pongan al frente de la distribución de alimentos y vestidos. Los apóstoles prestarán a la comunidad dos servicios muy importantes: orar y predicar. 
3. Como que se trata de un servicio eclesial y no de una ONG, les imponen las manos para conferirles una misión y un ministerio. Así nace la Iglesia local: lengua, cultura, líderes autóctonos. El conflicto bien solucionado subraya la unidad en la diversidad.
4. Nuestra comunidad, nos dice san Pedro como un edificio, un poco especial justo es decirlo. Su fundamento es Jesús Resucitado. Los arquitectos religiosos de Israel, lo rechazaron. Jesús les suponía un estorbo. No les servía para aquello que querían. Y se quedaron sin la piedra angular, la clave de bóveda. De esta piedra dinámica, firme y flexible a la vez, todos nosotros formamos parte como piedras vivas que Dios convierte en un nuevo templo animado por el Espíritu Santo. 
5. De este templo vivo y nómada, nosotros somos los sacerdotes. Sí, todo el pueblo de Dios es sacerdotal. Unidos a Jesús, toda nuestra vida es un culto agradable a Dios. Toda nuestra vida es una misa continuada. La Misa continúa en la vida de cada día. En la vida de cada día, con nuestra obediencia y amor, vivimos la obediencia filial de Jesús al Padre, su amor generoso sin fronteras, su querencia a favor de los pobres, marginados, excluidos de todo tipo, su obsesión por la igualdad y la justicia en favor de todos, sin hermanos humillados y desahuciados.
6. Como pueblo sacerdotal proclamamos y agradecemos las maravillas de Dios a favor nuestro. Cualquier cristiano, cualquiera de nosotros, tiene el derecho y el deber de anunciar con sus palabras y con su vida la Palabra de Dios, el mensaje de Jesús el salvador. 
7. Esto lo hacemos cuando oramos y enseñamos a orar en casa, cuando hacemos catequesis, cuando sufrimos las contrariedades de la vida con fe y confianza, cuando en la vida ordinaria ponemos un plus de humanidad y de ternura. Jesús está presente entre nosotros y continúa haciendo el bien.
8. Si esto es así, ¿qué pintan los obispos y sacerdotes? Como personas bautizadas son sacerdotes como todos los cristianos. Pero Jesús los ha escogido para el servicio de la comunidad cristiana, para ayudar a los hermanos cristianos a mantenerse fieles a su compromiso de testigos de Jesús. Vida y de testigo. Representan Jesús en su función de guía y pastor del pueblo. Y la han ejercer no como un poder superior sino como un mejor servicio: como Jesús que no ha venido a ser servido sino a servir. Esta es la grandeza los obispos y sacerdotes y la grandeza del pueblo: ungidos todos sacerdotes, profetas y reyes con el bautismo.
9. Es complicado todo esto, ¿no? ¡Qué novedad! Pues no, es tan antiguo como la Biblia. El Concilio Vaticano II nos lo recordado para que tengamos conciencia de ello y nos llenemos de alegría.
10. El apóstol Felipe le dijo a Jesús: Sí, ya creo, que eres el camino, la verdad y la vida. Y que nos abres el camino hacia el Padre. Pero ¿por qué no nos muestras al Padre de una vez por todas? Es impaciente Felipe. ¿Tanto de tiempo conviviendo y todavía no me conoces? Mira que hago y lo que digo y verá el rostro del Padre y oirás su voz.
11. Si vivimos unidos a Jesús, haremos las obras de Jesús y mayores aún. Abrid los ojos y ved. ¡Cuánta gente cree en Jesús, cuántos lo conocen y aman! ¡Cuantísima gente es asistida y acompañada! Y comparadlo con lo que Jesús hizo por los caminos de Galilea y Judea con lo que Jesús Resucitado hace en la Iglesia y contando con nosotros.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Fano

domingo, 7 de mayo de 2017

LIBROS: IGLESIA Y COMUNICACION EN ESPAÑA, por J. Cantavella y J.F. Serrano (Coord.)

En la reflexión sobre las relaciones Iglesia y comunicación es preciso señalar que estamos antes una época de cambio, no solo marcada por las aportaciones tecnológicas que ha conllevado la digitalización de los procesos de creación y difusión, sino especialmente por la figura del Papa Francisco, que ha abierto nuevos horizontes y posibilidades tanto en los procesos de presencia pública como en la comunicación interna de la Iglesia.

En este escenario, Iglesia y comunicación en España. Apuntes para un tiempo de cambio recoge las aportaciones de un grupo destacado y heterogéneo de reconocidas firmas del periodismo y la información religiosa con el objeto de verificar y confrontar esa esencial característica de la Iglesia que es comunicar.

Foto: Cultura y Fe hoy
Texto: CEU Ediciones

sábado, 6 de mayo de 2017

DOMINGO IV DE PASCUA

1. La primera intervención de san Pedro es impresionante. Ante la multitud que lo escucha proclama que Dios ha constituido Mesías y Señor a aquel mismo Jesús de Nazaret que los dirigentes religiosos y políticos y buena parte del pueblo acababan de crucificar. Ha resucitado. La gente comprende la inmensa injusticia que ha cometido y la quiere reparar. ¿Cómo? 
2. Pedro se lo dice claramente: cambiad de chip y aceptad como salvador a Jesús. Manifestad vuestro arrepentimiento haciéndoos bautizar: morir con Jesús y resucitar con él a una nueva vida. Así lograréis el perdón de Dios y veréis cumplida en vosotros la gran promesa de Jesús: Recibiréis el Espíritu Santo. Unas tres mil personas se le han rendido. 
3. Pedro presenta a Jesús como el Pastor. No lo inventa él. Es Jesús mismo quien se define como tal. Antiguamente los dirigentes del pueblo eran conocidos pastores. Ezequiel proclama al mismo Dios como el Pastor de Israel, que vela por él y lo salva. También lo cantamos en el salmo: El Señor es mi pastor... 
4. Jesús presenta dos tipos de pastor: el pastor malvado y el buen pastor. El pastor malvado se presenta sin permiso de nadie. Ni siquiera entre en el aprisco por la puerta. Lo asalta. Es un usurpador. Sólo busca su interés, no el bien de los que le son confiados. Es un aprovechado. Cuando vienen maldadas, abandona a la gente desconcertada a merced los lobos que la devoran.
5. Son ladrones y bandoleros. El ladrón roba, mata, destroza. La avaricia, la ambición personal, el egoísmo, la inconsciencia de las autoridades religiosas, políticas y sociales condujeron a Israel al desastre. El gran desastre del exilio a Babilonia y luego la destrucción del pueblo. Estos mismos vicios los vemos reproducidos a nuestro tiempo en las redes de corrupción de todo tipo. Llenarse los bolsillos, lujo escandaloso, guerras para hacerse con materias primeras estrangulando a los pueblos y destruyéndolos. No buscar la justicia sino la destrucción de las personas. Presunción de criminalidad y no inocencia. Corruptos y corruptores.
6. Jesús se presenta como el buen pastor, el pastor modelo: conoce, mantiene una relación personal y viva con cada uno de los suyos. No hay anónimos para él. Conoce a cada uno por su nombre. No proclama los valores porque cae bien o es moda. Los encarna: va delante marcando el camino recto y seguro para la plena realización de la persona. Procura el alimento sano y sabroso de la palabra y de la Eucaristía. Tiene una obsesión: que todos tengamos vida y la tengamos a rebosar. Él es el camino, la verdad y la vida. Y lo procura con su entrega personal. No nos promete ni nos da cosas: se nos entrega él mismo.
7. San Pedro nos lo dice en su carta: Ser cristiano no costaba mucho el día de Pentecostés. Pero cuando pasa el tiempo choca con la incomprensión e incluso con la persecución. Ser cristiano no viste. Hoy miles y millones de cristianos sufren pobreza, persecución y muerte por el solo hecho de serlo. No os espantéis, dice san Pedro: Jesús ha sufrido todo esto y más. Y continúa sufriendo en cada persona que sufre injustamente. 
8. Con su ejemplo nos da el código de conducta. Es inocente y sin embargo ha aceptado las consecuencias del pecado, que él no ha cometido, para librarnos a nosotros. No se revuelve cuando lo insultan o desprecian. No responde a los insultos insultando, o a los malos tratos amenazando. Amad a vuestros enemigos. No volváis mal por mal. Hemos de responder como él: amando y perdonando. La justicia la deja en manos del que sabe juzgar justamente porque conoce el corazón de las personas. 
9. Éramos como ovejas descarriadas y ahora hemos encontrado el pastor que necesitamos y que desvela por nosotros. A la bondad del Buen Pastor respondamos con la nuestra. No para presumir de nada, sino porque somos luz y sal que con nuestra vida sencilla de cada día, recordamos que otra vida es posible, que otro mundo es posible.
10. Y oremos por nuestros dirigentes: el Papa y los obispos, nuestros párrocos y maestros, los padres y madres de familia. Que no dejen de mirarse en el espejo del Buen Pastor.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: A. Daufí cmf

jueves, 4 de mayo de 2017

LOS QUE SON

Los que son de la <Vida>.
PORQUE:
“El que cree, tiene vida eterna” (Jn 6,47)
Y:
“Dios nos ha dado la vida eterna”, (1Jn 5,11)
TENDRÍAMOS QUE <VIVIR> como si…
Y, sin embargo, para estrategas y tibios es conveniente recordar:
“¿Qué puede hacerme el hombre?” (Heb 12,6).
¿Qué hacer con todas las posibilidades de los cristianos todos en sus vidas institucionalizadas y particulares? ¿Esperaran el soplo aululante del Espíritu cuando los que no lo esperan también lo sientan?
¡Cuántos medios, edificios, instituciones, universidades, colegios, órdenes, recursos, sabios, sabiondos y marisabidillos… <disimulando> y <actualizando>  su desafección!
Sólo la vida <posible> de un cristiano que alguien –más si tiene alguna responsabilidad o recursos- no haya  alentado o ayudado a actualizar es una negación de su vida eterna. Dios llama por su nombre a cada <quien> a una vida para el para siempre-para eso hemos sido creados-, y todos tenemos que alentarla…si creemos que la Vida Eterna (DIOS) ES. Y nos es para nosotros esencia.
Los argumentos valiosos para esta vida que estamos viviendo ahora aquí no pueden sobreponerse en ningún caso (para ninguna persona…ninguna)  ni en ningún momento (aggiornamento…) a la lógica de la Vida que ya ha comenzado… para nosotros al nacer cada <quien> en la voluntad de Dios de hacernos para vivir…siempre. Ahora aquí también. ¡Ahora!
El filósofo José Ortega y Gasset (supongo a todos ya informados de su condición de “no sospechable”) escribió: “La razón no puede, no tiene que aspirar a sustituir la vida” (Meditaciones del Quijote).  Porque hay una razón y es la de la Vida. Y la razón de la Vida para nosotros es nuestra vida  que no acaba, ¡pero, que ya ha comenzado! en cada uno de nosotros.
¡Entérense, los que hayan de enterarse, que cada <quien> ha de vivir como la persona que Dios ha querido que sea, y que todo aquel, individuo, institución, preboste, mandamás o mandamenos tiene una función que Dios le ha “permitido”, y es lograr que la persona de cada <quien>, pero YA, sea efectiva… y una glorificación de la Creatividad del Hacedor!
Para menos aventajados o remisos “sin remisión”: todas las fuerzas, recursos, inteligencias, voluntades… hay que volcarlas, pero ya, ya… a la personalización, primero de los cristianos, y después del mundo. ¡Hay que empezar en todo lugar, institución… uno a uno y todos! EMPEZAR, ¡animo mosenes y laicos con o sin ascendiente, con o sin contactos, con o sin recursos! (Y por favor no se escondan en el mundo digital, las estrategias de comunicación, programas y programaciones  y el… aggiornamento ocultador).

Texto: Cultura y Fe hoy
Foto: pasionesentrevenganza