viernes, 17 de marzo de 2017

PERSPECTIVAS HISTORICAS Y PROPUESTAS PASTORALES EN EL I SIMPOSIO INTERNACIONAL “REFORMA Y REFORMAS EN LA IGLESIA”


Organizado por el Ateneu Universitari Sant Pancià y durante los días 15 y 16 de este mes de marzo, se han desarrollado las ponencias de este simposio en el marco de la sala magna del seminario conciliar de Barcelona con asistencia de más de 200 personas. Las ponencias tratadas han sido de carácter histórico por las mañanas y las perspectivas pastorales en sesión de tarde por profesores italianos, ingleses y españoles. Los temas expuestos iban desde los primeros cristianos con la iglesia del siglo IV, pasando por las reformas del primer milenio, los preludios de las reformas del siglo XVI en cuanto referentes históricos, teológicos y filosóficos, las reformas protestante y católica, para llegar a los concilios de Trento y Vaticano II y finalizar con las reformas eclesiales actuales.
Pero las intervenciones más esperadas fueron las que realizó en ambas tardes el profesor canadiense James Mallon. Este sacerdote de Halifax lleva varios años con propuestas renovadoras e iniciativas dinámicas en su parroquia canadiense, publicadas en dos libros, con importantes resultados en su comunidad parroquial. Escuchamos los diagnósticos, situación actual y soluciones que proponía a un auditorio mayoritariamente integrado por sacerdotes jóvenes y seminaristas. Las sesiones del profesor Mallon se iniciaban con una oración cantada en inglés para, a continuación, desarrollar cada uno de los temas propuestos: la conversión pastoral de la Iglesia desde el concilio Vaticano II al papa Francisco; patologías parroquiales; comunidades de discípulos misioneros; y liderazgo pastoral en parroquias.
El profesor Mallón destacó la necesidad de trasladar a las parroquias la tarea realizada por los diversos movimientos. Igualmente insistió en repetidas ocasiones que a través de los grupos Alpha se iniciase el contacto de las personas alejadas de la Iglesia. Puso como ejemplo el plan de actuación que desarrolla en su parroquia: un primer contacto con grupos Alpha; integración en equipos Alpha; grupos de conexión; discipulado; y un último punto de alabanza o relación más directa con la Eucaristía.
No rechazamos todo lo positivo que traía este sacerdote canadiense al viejo continente. Muchas propuestas se podrían implantar aquí y ahora, pero bastantes planteamientos que surgieron tenían un origen anglosajón. Y nos preguntamos… ¿no hay ningún predicador o similar en este país que proponga un 20% de lo comentado por este canadiense? ¿Por qué en los seminarios sólo se enseña teología y filosofía? ¿Por qué continuamos viendo y sufriendo en muchas parroquias el inmovilismo atroz y el continuismo en la praxis pastoral sin “movimiento estadístico” favorable? ¿Esperaremos al II simposio para que nos faciliten otra “píldora” de entusiasmo pastoral? 




Texto y fotos: Cultura y Fe hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario