viernes, 31 de marzo de 2017

SIMPOSIO SOBRE ACOMPAÑAMIENTO A LOS JÓVENES DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES EUROPEAS

Barcelona ha sido la sede del Simposio organizado por el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), la Conferencia Episcopal Española (CEE), y el arzobispado de Barcelona para reflexionar, debatir y afrontar el tema del acompañamiento a los jóvenes.
Este encuentro, que se ha celebrado del martes 28 al viernes 31 de marzo, ha reunido a 275 especialistas en la pastoral juvenil, escolar, universitaria, vocacional y catequética de las conferencias episcopales de Europa. Les han acompañado 32 obispos, entre ellos cuatro cardenales.
El objetivo principal del encuentro era reconocer la importancia del acompañamiento a los jóvenes y proponer una reflexión por parte de la Iglesia europea. El CCEE congrega a los delegados nacionales de diferentes ámbitos pastorales especializados de todo el continente europeo (catequesis, escuela, universidad, vocaciones…) para colaborar y debatir sobre el mismo tema: el acompañamiento de los jóvenes a responder libremente a la llamada de Cristo, tomando como ejemplo el modelo del ‘Caminaba con ellos’ (Lc 24-15) propuesto por Jesucristo en el episodio del encuentro con los discípulos en el camino a Emaús (Lc 24 13-35).
El encuentro comenzó el martes 28 de marzo. El arzobispo metropolitano de Westminster y vicepresidente del CCEE, el cardenal Vicent Nichols; el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Antonio Cañizares; y el arzobispo de Barcelona, Mons. Juan José Omella, ofrecieron los saludos de bienvenida a los participantes.
Tras la sesión de apertura tuvo lugar la primera intervención a cargo de Mons. Jedraszewski, arzobispo de Cracovia, y presidente de la Comisión del CCEE para la Catequesis, Enseñanza, Universidad, con una ponencia titulada "Jesús en el camino de Emaús-El acompañamiento en Europa hoy".
Seguidamente, un grupo de jóvenes de la archidiócesis de Barcelona ha realizado una presentación multimedia de los desafíos, problemas y alegrías de los jóvenes de hoy en Europa.








El miércoles 29 tenía lugar la primera sesión de trabajo con el título "Los jóvenes y el acompañamiento". Se subieron a la tribuna Jona (Albania), musulmana convertida al cristianismo quien manifestó: “Estoy segura de que Jesucristo ha abrazado todo corazón humano, de aquellos que vivieron en el pasado, de los que viven hoy y de todos los que vivirán en el futuro”; Mate Szaplonczay (Hungría), seminarista católico griego, incidiendo en “la importancia de escuchar. La gente joven desea ser escuchada y ser preguntada acerca de sus propias opiniones” para lo cual además necesitan buenos ejemplos y apoyo “creando grupos parroquiales y pequeñas comunidades”; Carlota Cumella (España), de un grupo parroquial; y Simon Janssen (Países Bajos), de la comunidad de Emmanuel, quien valoró cómo “la amistad me ayudó a comprender que, aunque era el único católico en mi instituto, yo no estaba solo: había muchos amigos con los que yo sabía que estábamos viviendo las mismas cosas”. Estos cuatro jóvenes, desde sus diferentes contextos europeos, aportaron su reflexión sobre el acompañamiento a partir de su propia experiencia de ser acompañados.
Seguidamente tuvo lugar una mesa redonda sobre el acompañamiento a la persona, acompañamiento que se ha de prolongar durante toda la vida. La sesión estuvo presidida por Mons. Jean-Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo. En la introducción señaló que “esta es la misión que la Iglesia comparte con Cristo: ayudar a las personas a ser salvadas. Como obispo, como sacerdote o como laico, tengo que trabajar para la salvación de las personas que encontramos y con las personas que Dios hace que nos encontremos”. En el dialogo participaron un responsable de cada uno de los sectores implicados en el Simposio: Agnė Pinigienė (Catequesis), Ernesto Diaco (Enseñanza), Šimo Maršic (Universidades), Paul Metzlaf (Jóvenes) y Christopher Jamison (Vocaciones).
En la sesión de la tarde contestaron a los siguientes interrogantes: ¿Qué es necesario para un buen acompañamiento? ¿Cómo podemos mantenernos abiertos en el acompañamiento, respetando la libertad humana? Lo hizo la Hna. Lola Arrieta, carmelita de la Caridad Vedruna y miembro del Equipo Ruaj. En su intervención señaló que “los jóvenes no buscan el acompañamiento pero cuando se sale al encuentro acogen ese acompañamiento y se sorprenden: yo no sabía que se podía compartir. Si realmente nos encuentran como testigos tarde o temprano podemos dialogar con ellos (…). Emaús es hoy paradigma de Iglesia en salida” concluyó.
Al final de la sesión se proyectaron tres vídeos en los que se recogía la experiencia de unos padres desde Inglaterra; del entrenador de un equipo de fútbol portugués, Fernando Santos; y de un responsable de los Scout en Rumania.








En la mañana del jueves 30 de marzo, el Card. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, comenzó los trabajos del Simposio con una reflexión titulada "Evangelización y buenas prácticas de acompañamiento". En su intervención señaló que “acompañar equivale a conducir a la persona en lo más profundo de su existencia, para descubrir la presencia de una llamada a la verdad, clave para realizar la libertad, que permite ir más allá de nosotros mismos para confiar plenamente en el misterioso plano de Dios que da sentido y significado a la vida”. Las vocaciones no se fundan sobre las cualidades que se poseen, más bien se puede decir lo contrario: la correspondencia a la vocación consiste en dar valor y apoyo a todo lo que ya se es. Ayudar a descubrir el primado de Dios en nuestra vida y la fuerza de su gracia son el instrumento mediante el cual podemos contribuir conscientemente a orientar la propia existencia.

También en el marco del Simposio se celebró la Feria de las buenas prácticas. Se trataba de un tiempo dedicado a la exposición de una amplia muestra de buenas prácticas elegidas a partir de un doble criterio: que sean constructivas y/o que puedan ser reproducidas en otros contextos.
Entre las propuestas que los participantes podrán descubrir en Barcelona destacan: “Valerie und der Priester” (Valeria y el sacerdote), una iniciativa que siguen mensualmente en Facebook 1'3 millones de personas, ideada por una joven periodista alemana que ha acompañado y observado durante un año la vida de un joven sacerdote. La maltesa “Prayer spaces school” (Espacios de oración en las escuelas) que ayuda a niños y jóvenes a profundizar en los temas vitales, de espiritualidad y de fe en un ambiente dinámico e interactivo. “L’appel” (La llamada) una idea francesa que promueve un dialogo con los jóvenes sobre la importancia de encontrar la propia vocación en la vida, a través de momentos de reflexión y de debate dirigidos a grupos de estudiantes y jóvenes, y dirigidos por adultos miembros de la pastoral juvenil o vocacional.
 
 
 
 
 
Seguidamente tuvo lugar el trabajo en pequeños grupos, con la mirada puesta en el Sínodo sobre los jóvenes que tendrá lugar en octubre de 2018 en Roma. En los grupos de trabajo se recogieron propuestas para el Sínodo entre los participantes.










La sesión de la tarde tuvo lugar en el marco de la basílica de la Sagrada Familia con una mesa redonda en la que participaron Michel Remery, investigador del área del Liturgia y Arquitectura de la Escuela de Teología Católica de la Universiad de Tilburg, Armand Puig i Tàrrech, rector del Ateneo Universitario Sant Pacià de Barcelona y Etsuro Sotoo, investigador y escultor de la obra de Gaudí.
En su intervención, Michel Remery habló del acompañamiento a los jóvenes a través del arte, la belleza, la arquitectura y la liturgia. Señaló que "la belleza, el arte y la arquitectura incluso la liturgia hablan un lenguaje poderoso que puede ser comprendido sin mayores explicaciones. Hablan por sí mismas: están ahí para ser experimentados y así ayudar a las personas a avanzar en su camino hacia Dios".
La jornada del viernes 31 de marzo ha comenzado con la intervención de Mons. Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, hablando sobre "Acompañamiento de los jóvenes y vocaciones: hacia el Sínodo 2018". Posteriormente se han realizado breves intervenciones con el fin de realizar una síntesis de las respuestas dadas a lo largo del Simposio a las preguntas formuladas en el documento de trabajo, a cargo del P. Leon 0'Giollain, secretario de la sección Universidad de la comisión del CCEE para catequesis, enseñanza y universidad; Dña. My-Lan M. Nguyen, delegada de la federación de Escuelas Católicas de Suiza; D. Emil Parafiniuk, coordinador del EVS y secretario de la comisión del CCEE para las vocaciones; Dña. Jona, representante de los jóvenes de Albania; D. Luc Mellet, secretario de la sección catequesis de la  comisión del CCEE para catequesis, enseñanza y universidad; y Mons. Duarte da Cunha, secretario general del CCEE.
Finalmente Mons. Angelo Bagnasco, arzobispo de Génova y presidente del CCEE ha pronunciado el discurso que daba por concluido este Sínodo sobre acompañamiento a los jóvenes.
Las delegaciones más numerosas han sido las española, italiana y austriaca. También han asistido representantes de Chipre, Luxemburgo, Rep. Moldavia, Ucrania, Albania, Bielorrusia, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Rep. Checa, Inglaterra, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Lituania, Letonia, Estonia, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumanía, Rusia, Escandinavia, Escocia, Eslovaquia, Eslovenia, Suiza, Turquía y Santa Sede. También han participado miembros de organizaciones como Chemin Neur Community, Comunión y Liberación, Emmanuel Community, Focolares, FIUC, Legionarios de Cristo, Regnum Christi, Salesianos, Scouts y Speakers.

Textos: Cultura y Fe hoy y conferenciaepiscopal.es
Fotos: Cultura y Fe hoy

sábado, 25 de marzo de 2017

DOMINGO IV DE CUARESMA

1. Un lazarillo excepcional nos acompañará en nuestra ceguera hasta Jesús. Un muchacho listísimo que se encontró con Jesús y sin haberlo visto nunca, se sintió atraído por su persona y en contraste con la gente que lo rodeaba, lo fue conociendo paso a paso a medida que lo defendía y lo confesaba hasta postrarse ante él adorándolo. 
2. Jesús lo ha enviado a la piscina de Siloé para lavarse del barro con que lo había ungido. Aquel ciego, hasta ahora un mendigo sentado pidiendo limosna, emprende el camino de la fe, con los ojos muy abiertos. ¿Eres tú el mendigo de siempre? ¡Claro que sí! ¿Cómo es que ahora ves? Aquel hombre llamado Jesús... No sé dónde está. Es un buen hombre. Los vecinos lo oyen y pasan de él.
3. No pasan de él, no. Lo llevan a los santos y sabios de la comunidad. Este hombre no es bueno. Ha hecho barro en sábado. Ha trabajado. Y en sábado no se puede hacer. Ese hombre no puede venir de Dios. Es un pecador. ¿De veras? Pues yo digo que es un profeta, en la órbita de Dios.
4. Vienen los padres y lo reconocen como su hijo nacido ciego. Pero ¿cómo es que ahora ve? Preguntádselo a él. Ya es mayorcito. Y se desentienden de su hijo. Temían que los echaran fuera de la sociedad civil y religiosa.
5. El sabios ven claro. Este hombre es un pecador. Repiten la lección. Ha violado sábado haciendo barro, untando con él los ojos del ciego y... -Joven ¿qué dices? ¿Yo? Sólo sé que yo era ciego y gracias a este hombre ahora veo. Esto no lo sabe ni lo puede hacer un pecador que viva de espaldas a Dios. Para mí un hombre amigo de Dios que actúa en conexión con Él. De lo contrario Dios no lo habría atendido.
6. Mira que eres insolente. Atreverte a darnos nos lecciones ¡a nosotros! Fuera de aquí. ¡Búscate la vida fuera de la parroquia y del municipio!
7. El chico se encuentra solo como la una. Siguiendo la voz de la conciencia ha recorrido un camino de adhesión a Jesús: es un hombre, con nombre propio, Jesús, Dios salvador. Es un profeta, un gran amigo de Dios y totalmente dispuesto a cumplir lo que Él quiere. Y por declararse pro Jesús ahora se encuentra solo. Cuanto más progresa en el conocimiento y en la defensa de Jesús, más solo se queda: vecinos, padres, maestros y sabios. Todos lo abandonan.
8. Y ahora Jesús se hace presente. Ya me conoces y me estimas. Aún puedes dar un paso más. Ahora ves y oyes a aquel que intuías. No soy sólo un buen hombre. Soy el Hijo del hombre. El Hombre que de parte de Dios da la vida y la luz a los hombres, como ahora a ti. Soy la luz del mundo y soy la luz para ti. ¿Lo crees? ¿Cómo no? Te creo y te adoro y te amo. Eres mi pastor, nada me falta. Me haces descansar en prados deliciosos. Me conduces por sendas seguras porque amas y me iluminas. Me has abierto los ojos y me has dado la fuerza para confesarte. No estoy solo.
9. ¿Y los sabios? Ellos que lo tenían todo claro y poseían la verdad, se han vuelto ciegos, se han cerrado a la luz. En cambio, los que no veían y se han lavado en las aguas del bautismo como el ciego en Siloé, han iniciado un venturoso camino hacia la luz. No han visto ni conocido ni amado a Jesús.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: christusrex.org

martes, 21 de marzo de 2017

A PROPÓSITO DE SAN JOSÉ...

Amigo, leo tu carta y me quedo impresionado. No sé si admirar más tu simplicidad o tu audacia. Desde lo primero veo que te encuentras bien, hasta feliz. Desde lo segundo, ¡casi nada!, veo que regresas a lo mejor de ti mismo y que desde tus raíces sales de tí para ir a los otros. 
Releo tu carta. Me asombras, de verdad. Haces una lectura atenta de los tiempos que vivimos y en ellos enmarcas tus circunstancias personales y sociales. Ya dices que todo lo de alrededor no es siempre favorable pero subrayas en tu carta que hay potencia interior en cada uno para transcender el presente y creer en un futuro mejor. 
Volviendo a lo de la simplicidad me dices que no es fácil vivir la sencillez, recuperar su sentido como tú me comentas, y es que hoy parece que vivimos en una especie de feria salvaje en la que todo tiene precio y, gastado el dinero, lo que queda es un empobrecimiento grande material y espiritual. Y como la sencillez no tiene precio, me dices, nadie la compra y ahí está, encontrada sólo por los humildes que andan por la vida sin caretas. 
Y por lo de la audacia, te felicito. Por lo que leo en tu carta, entiendo que porqué sabes estar dentro de tí, y has crecido por dentro, puedes salir fuera y dar de lo que tienes. Porque tienes raíces podrás dar frutos. Y…, ¡vaya final de carta!: me dices que no vas a ir a estudiar una carrera porque lo tuyo ahora mismo es ir contracorriente y hacerte cura. Que te sale de dentro pero que lo esencial es que alguien te llama desde fuera.
P.D. He querido enviarte esta carta ahora para felicitarte y porque en la fiesta de San José es el “Día del seminario”. Un abrazo muy fuerte. Lo puedes repartir, sobre todo, ya sabes, con los que nadie abraza. Ya sé que lo harás así, vas a ser cura.

Texto: J. M. Ferrer
Foto: seminariozaragoza.org

domingo, 19 de marzo de 2017

DOMINGO III DE CUARESMA

1. La samaritana es una mujer sedienta de agua, de amor y de saber. Junto al pozo encuentra a un personaje al parecer rabino judío. Se sorprende que le pida agua: ¿Tú me pides de beber a mí, mujer y samaritana? Se siente segura. Puede chantajear al maestro. Sabrá muchas cosas, pero si yo quiero, le dejo con toda su sed.
2. El Maestro le promete chorros de agua de calidad superior. ¿De veras? ¿Es mayor que el patriarca Jacob? Si ni cubo tiene y el pozo es profundo.  El agua que yo le daré será un manantial de vida eterna.
3. ¡Qué bueno! Dame de esta agua. Ahora es ella la que pide. No sabes lo pesado que es venir por agua al pozo bajo un sol de justicia y volver al pueblo con el cántaro a la cabeza.
4. Llama tu marido... -No tengo. -¿Cómo que no?  Has tenido cinco y el que ahora pasa como tal, no lo es. La mujer tiene sed de amor y mira de saciarla como sea. Parece que esto de los maridos tiene más jugo de lo que parece.
5. Hay en ello un trasfondo simbólico interesante. En la Biblia Israel es la esposa de Yahvé. Cuando se va con otros dioses, adultera.  Samaría ha tenido en la historia cinco dioses –cinco maridos- y el culto que ahora da a Dios es cismático, ilegítimo. Aun así llámalo.
6. Eres profeta. La samaritana tiene sed de saber. Ya se preocupa de maridos. Ahora se interesa por una cuestión de culto. ¿Quién tiene razón: los samaritanos que adoran a Dios en el monte Garizín, o los judíos que lo adoran en Jerusalén? Por ahora la razón está de parte de los judíos, le dice Jesús. Pero esto ha cambiado: Dios es Espíritu y quiere adoradores que impulsados por el Espíritu, se le dirigen con Jesús como Abbà, Padre.
7. Dios es adorado, conocido y amado donde hay uno que diga de corazón el Padrenuestro. El templo, el centro de culto, es Jesús resucitado que se hace presente donde hay dos o tres reunidos en su Nombre. Siempre que contraponemos un lugar de culto a otro, estamos en el tiempo de la samaritana. La Iglesia somos las personas, no los edificios.
8. ¡He encontrado el Mesías!, se dice la samaritana. Deja el cántaro y corre a llevar la noticia a los conciudadanos. De evangelizada pasa a ser evangelizadora. Entre tanto Jesús se queda sin agua y sin la comida que le traen los discípulos. Su alimento es hacer la voluntad del Padre que ahora le pone ante los ojos unas espléndidas mieses a punto de siega.
9. Quédate con nosotros. Y se queda un par de días con ellos. La Samaritana ya se puede retirar. Ellos mismos han comprobado que tiene razón. Jesús hace honor a su nombre: es Jesús, el Salvador del mundo. Es Emmanuel, Dios con nosotros.
10. Señor Jesús, también nosotros tenemos hambre y sed no de agua y de pan, sino hambre de escuchar tu palabra. Apaga nuestra sed de agua, de amor y de saber.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Jano Cuaresma

viernes, 17 de marzo de 2017

PERSPECTIVAS HISTORICAS Y PROPUESTAS PASTORALES EN EL I SIMPOSIO INTERNACIONAL “REFORMA Y REFORMAS EN LA IGLESIA”


Organizado por el Ateneu Universitari Sant Pancià y durante los días 15 y 16 de este mes de marzo, se han desarrollado las ponencias de este simposio en el marco de la sala magna del seminario conciliar de Barcelona con asistencia de más de 200 personas. Las ponencias tratadas han sido de carácter histórico por las mañanas y las perspectivas pastorales en sesión de tarde por profesores italianos, ingleses y españoles. Los temas expuestos iban desde los primeros cristianos con la iglesia del siglo IV, pasando por las reformas del primer milenio, los preludios de las reformas del siglo XVI en cuanto referentes históricos, teológicos y filosóficos, las reformas protestante y católica, para llegar a los concilios de Trento y Vaticano II y finalizar con las reformas eclesiales actuales.
Pero las intervenciones más esperadas fueron las que realizó en ambas tardes el profesor canadiense James Mallon. Este sacerdote de Halifax lleva varios años con propuestas renovadoras e iniciativas dinámicas en su parroquia canadiense, publicadas en dos libros, con importantes resultados en su comunidad parroquial. Escuchamos los diagnósticos, situación actual y soluciones que proponía a un auditorio mayoritariamente integrado por sacerdotes jóvenes y seminaristas. Las sesiones del profesor Mallon se iniciaban con una oración cantada en inglés para, a continuación, desarrollar cada uno de los temas propuestos: la conversión pastoral de la Iglesia desde el concilio Vaticano II al papa Francisco; patologías parroquiales; comunidades de discípulos misioneros; y liderazgo pastoral en parroquias.
El profesor Mallón destacó la necesidad de trasladar a las parroquias la tarea realizada por los diversos movimientos. Igualmente insistió en repetidas ocasiones que a través de los grupos Alpha se iniciase el contacto de las personas alejadas de la Iglesia. Puso como ejemplo el plan de actuación que desarrolla en su parroquia: un primer contacto con grupos Alpha; integración en equipos Alpha; grupos de conexión; discipulado; y un último punto de alabanza o relación más directa con la Eucaristía.
No rechazamos todo lo positivo que traía este sacerdote canadiense al viejo continente. Muchas propuestas se podrían implantar aquí y ahora, pero bastantes planteamientos que surgieron tenían un origen anglosajón. Y nos preguntamos… ¿no hay ningún predicador o similar en este país que proponga un 20% de lo comentado por este canadiense? ¿Por qué en los seminarios sólo se enseña teología y filosofía? ¿Por qué continuamos viendo y sufriendo en muchas parroquias el inmovilismo atroz y el continuismo en la praxis pastoral sin “movimiento estadístico” favorable? ¿Esperaremos al II simposio para que nos faciliten otra “píldora” de entusiasmo pastoral? 




Texto y fotos: Cultura y Fe hoy

miércoles, 15 de marzo de 2017

LIBROS: EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO" de Viktor Frankl

"El hombre en busca de sentido" es el estremecedor relato en el que Viktor Frankl nos narra su experiencia en los campos de concentración.
Durante todos esos años de sufrimiento, sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda, absolutamente desprovista de todo, salvo de la existencia misma.
Él, que todo lo había perdido, que padeció hambre, frío y brutalidades, que tantas veces estuvo a punto de ser ejecutado, pudo reconocer que, pese a todo, la vida es digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles.
En su condición de psiquiatra y prisionero, Frankl reflexiona con palabras de sorprendente esperanza sobre la capacidad humana de trascender las dificultades y descubrir una verdad profunda que nos orienta y da sentido a nuestras vidas.

Texto: Herder editorial

Foto: Cultura y Fe hoy

domingo, 12 de marzo de 2017

DOMINGO II DE CUARESMA

1. Nos cuesta creer en la humanidad de Jesús, el Hijo de Dios. Parece como si la condición de Hijo lo pusiera por encima o fuera de la realidad humana. Pedro se despistó cuando Jesús habló de un Mesías ninguneado, condenado a muerte y crucificado que después de todo resucitaría. No es presentable una resurrección pasada por la ignominia de la cruz. Jesús lo trata de Satanás. Hace el papel del diablo cuando lo tentó en el desierto.
2. Jesús no rebaja el tono de sus exigencias, pero se lleva a Pedro, Santiago y Juan al Tabor, una montaña alta, desde donde contemplarán el camino hecho y divisarán el que les queda.
3. Jesús se transfigura ante ellos: se quita el velo que ocultaba su realidad divina. Todo blancura y todo luz. Le acompañan dos personajes: Moisés y Elías conversando con Él. Jesús aprende de ellos que el camino de la liberación no tiene atajos. Que para llegar a la montaña de Dios hay que atravesar el desierto con hambre, sed y calor. No tentar a Dios. Fiarse enteramente de Él. Recuerdan la historia de Abraham: arriesga todo el que tenía confiando en las promesas de Dios. Un larguísimo camino.
4. Pedro disfruta escuchando la conversación. Se encuentra tan bien que ya se quedaría aunque que fuera durmiendo al raso mientras los tres personajes disfrutarían de una tienda individual.
5. De pronto la nube luminosa los cubre. Les afectará la misma suerte de Jesús. El Padre nunca se deja ver, pero ve y se hace oír remachando la proclamación del bautismo. “Este Jesús es mi Hijo”, actualizando la palabra el salmo segundo. “Muy amado”, como Isaac acompañando Abraham hacia el sacrificio. “Estoy contentísimo de ti” como del siervo siempre dispuesto a realizar el proyecto del Padre. El Hijo toma la condición de siervo, no la del amo que todo maneja. Escuchadlo. 
6. Sí, Pedro, escúchalo como te felicitó cuando lo confesaste Mesías, Hijo de Dios vivo. Escúchalo cuando habla de cruz. Y levanta los ojos y abre el corazón a la esperanza de que, si le acompañas Jesús a la cruz, lo acompañarás en la resurrección.
7. Los tres discípulos se espantan y, si estaban embobados escuchando la conversación de Jesús con Moisés y Elías, ahora se quedan inmóviles adorando. Jesús los vuelve a la realidad. Moisés y Elías ya han dicho lo que tenían. Ahora se encuentran con Jesús solos. Les basta. Hay que continuar el camino con él.
8. Ahora ya sabéis de donde he venido y adonde voy, ¿me queréis seguir? Andando pues. Seguidme, continuemos juntos nuestro camino. De momento no digáis a nadie lo que habéis visto y oído. Cuando Jesús, el Hijo y el Siervo, haya cumplido su regreso al Padre con la resurrección, todo se verás más claro.
9. Hay que continuar el camino como Abraham e Isaac, como Moisés y Elías, como Jesús y todos sus seguidores.
Desde el Tabor, desde esta Eucaristía, contemplemos y agradezcamos el camino que Dios nos ha dado recorrer. Y sabiendo hacia donde vamos y el camino que lleva, continuemos sin desfallecer nuestra ruta.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: paoline.org

jueves, 9 de marzo de 2017

DE COLOR CENIZA (A PROPÓSITO DE LA CUARESMA)

¿A quién se le ocurre ponerle a un miércoles el apellido ese “de ceniza”?  ¿Podría ser, es una pregunta, que la ceniza tenga un algo que esté “más allá de” ella misma? ¿Qué había antes de lo que ahora es ceniza?  ¿Qué será después? Ahora decimos que no vale nada. ¿Seguro?
¿Es posible aplicar esta reflexión al alma humana? Los animales no saben si valen o no. Las personas nos lo preguntamos y a veces nos pasa que esos subjetivismos nuestros, movidos por hilos muy misteriosos, nos causan sufrimientos añadidos a la vida: esos que vienen de la baja autoestima, del pensar que estamos solos, que no merecemos amor y que somos… ceniza.
No va por aquí el espíritu del “miércoles de ceniza”. Nada que ver con las apariencias o con lo que sólo captan los sentidos. En el misterio de ese “miércoles” se atisba la Pascua, la vida entera, y se nos dice que todo lo nuestro, pequeño y limitado, está llamado a ser algo grande porque, aunque es verdad que somos seres creados, es decir no creadores, hemos sido creados para vivir plenamente porque nos ha amado el Creador.
La Cuaresma que empieza, un año más, “vende poco” en la Bolsa de las ferias de la vida. Pero tiene tanta esperanza dentro, y lleva tanta luz entre sus días, que hay que decir “gracias, Cuaresma, porque nos das la buena noticia de que nunca, nadie, ha de seguir penando que es ceniza”. Todos, hasta el último de nuestras filas, que también hay que preguntarse quién decide quién es el último, es amado, creado por amor, y llamado para que pueda vivir con plenitud.

Texto: J. M. Ferrer
Foto: Cultura y Fe hoy

miércoles, 8 de marzo de 2017

LIBROS: BÚSCATE EN MÍ. LOS JÓVENES CONVERSAN CON JESÚS de mons. Carlos Osoro

Este libro se ha ido fraguando en mi corazón desde hace muchos años. Numerosos encuentros con diversas generaciones de jóvenes me han llevado a formular lo que yo llamaría “las grandes catequesis cristianas desde el inicio mismo de la Iglesia”. Y me animó a ello todavía más la celebración del Año de la Misericordia, que me hizo ver, con más claridad aún, lo que Jesucristo nos ha mostrado y revelado y lo que supone un encuentro con él. 


El libro está pensado para que podáis iniciaros en el encuentro con Jesucristo, que os busca incansablemente, que siempre está a vuestro lado aunque no os deis cuenta, y que es quien provoca la verdadera alegría y da del verdadero sentido que tiene la vida. 

Este es un libro interactivo: en él digo lo que yo vivo y os invito a que concretéis lo que cada uno va descubriendo. Podéis hacerlo al final de cada capítulo, en el apartado “Ahora te toca a ti”, plasmando vuestros descubrimientos y vivencias mediante reflexiones, relatos, poemas y dibujos según se indica en cada ocasión. Y al final podréis participar en el concurso “Búscate en mí”.


Texto: mons. Carlos Osoro
Foto: Cultura y Fe hoy

lunes, 6 de marzo de 2017

PELICULA: "LO QUE DE VERDAD IMPORTA" DE PACO ARANGO

Vocación angelical
LO QUE DE VERDAD IMPORTA

Director y guión: Paco Arango
Música: Nathan Wang
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Reparto: Oliver Jackson-Cohen, Camilla Luddington, Jonathan Pryce, Jorge Garcia

Hace unos años el director Paco Arango debutó en el cine con “Maktub”, una película en la que se contaba la historia de amistad, inspirada en un hecho real, entre un buen hombre y un adolescente con cáncer.
El film dedicó muchos de sus beneficios a la Fundación Aladina, fundación que trabaja con niños que sufren cáncer y que el mismo Arango preside.
Años después vuelve con “Lo que de verdad importa”, film que combina el realismo mágico, el sentido del humor y el drama y que es un film sencillo, simpático, muy agradable de ver y profundamente humano. Es precisamente esa vocación moralizante de la película la que ha sido maltratada por la crítica y muy bien acogida por el público.
La película cuenta la historia de Alec, un mecánico británico que vive una vida superficial y vacía. En un joven vividor, mujeriego e irresponsable. Acuciado por las deudas del juego, acepta la invitación de un extraño tío suyo (muy parecido al de “Qué bello es vivir” de Frank Capra) que le propone ir un año a vivir a Nueva Escocia a cambio de pagar sus deudas.
Sin entender prácticamente nada, Alec emprende un viaje huida a Canada y se instala en un pequeño pueblo costero. Allí descubrirá que hay en su vida una capacidad de sanar enfermedades que él desconocía por completo. Ese don que tiene será para él un compromiso que va a complicarle la vida.
La película cuenta de entrada con la complicidad del espectador que, gracias a la publicidad, ya sabe que va a ver un film cuyos beneficios se dedican íntegramente a la fundación Aladina.
Los momentos cómicos están dosificados y poco a poco la narración va ganando en profundidad. Fallos de guión y de ritmo no desmerecen de una obra pensada para conmover y animar a ser mejores. Los efectos musicales que pretenden subrayar los momentos chistosos infantilizan algo la narración pero pronto se perdonan por la buena intención de la película.
Hay, eso sí, una reflexión importante: todos tenemos un don, son los otros los que nos ayudan a descubrirlo. Tener un don no es un privilegio, es un compromiso que puede complicar la vida del que lo posee pero dar sentido a su existencia. Alec experimentará que rechazar el don que uno lleva por pura comodidad comporta no estar bien con uno mismo.
Los actores están bien; ejercen de simpáticos vendedores de buen rollo y humanidad.
La fotografía espléndida de Javier Aguirresarobe retrata un paisaje bucólico lleno de personas buenas que, a pesar de sus historias de sufrimiento, siempre están dispuestas a acoger al desconocido y a confiar en él.
En tiempos en los que sacar a la luz lo religioso parece que es un tabú o que sólo es propio del fanatismo más retrógrado, se agradece que el film hable de Dios con toda naturalidad y sencillez. Una dimensión espiritual (poco profunda, eso sí) recorre el metraje de una película que invita a ser mejores personas y a valorar más lo que somos y a los seres humanos que están cerca.
Al final aparecen imágenes de Paul Newmann, “ángel” al que va dedicada la película, y de los niños y niñas con cáncer que son acompañados por voluntarios. Didácticamente Arango nos viene a decir que hay muchas personas que tienes un don, que existen los ángeles solidarios y que cada espectador, si mira en su interior, puede descubrir ese don particular que tendrá que entregar a los demás.
No es una obra redonda, pero es una buena película para una mejor causa. Es una invitación a la fraternidad, a la entrega, al voluntariado…allí es donde descubrimos lo de que verdad importa.
Y, no hay duda, si gana la solidaridad, gana también el cine.

Texto: Josan Montull sdb
Foto: trailer film

DOMINGO I DE CUARESMA

1. Contemplamos hoy la figura de Adán, el primer padre de la humanidad, que junto con Eva nos “hicieron la pascua”, como se dice. Sin darnos cuenta, nosotros repetimos la misma historia, y es natural porque el que la escribió pensaba en la gente de su tiempo y del nuestro. Historia actual. Adán echa las culpas a Eva, Eva a la serpiente... El otro tiene la culpa. Cualquier cosa antes que admitir: sí, he sido yo y  asumo la responsabilidad. ¿No hacen esto los chiquillos y  los adolescentes y la gente mayor? En política parece ser esta la norma. El otro siempre tiene la culpa... El resultado es la frustración y la vergüenza, si todavía  queda. Una muestra elocuente de inmadurez.
2. Seréis como dioses, dijo la serpiente diabólica. -La fruta es deliciosa. Tomad. Seréis sabios y libres.  Dios tiene celos de que seáis como él.  Es lo que ocurre a tantos chicos y chicas. - Mira,  esto que va la mar de bien. - No, es que mis padres me han dicho... - Y ¿qué saben tus padres? Pruébalo y verás.   El chico, la chica prueban el tabaco, la droga y cosas peores. -Hijo, hueles raro... He encontrado en el bolsillo... -¿Yo? Ay no... Ahí tenemos a Adán y Eva. Y toda la corrupción que nos salpica y todo lo inunda.
3. Jesús es el nuevo Adán, el hombre nuevo que viene a componer lo que entre todos hemos ido estropeando. Jesús, bautizado en el Jordán, ha sido proclamado hijo de Dios. Ahora necesita asimilar las consecuencias de lo que es y se retira al desierto unos días. Cuarenta como  Moisés en el Sinaí y como  Elias camino del Horeb, la montaña de Dios. El desierto es el banco de pruebas y el lugar de la intimidad con Dios.
4. En el desierto –soledad, reflexión, oración- sopesa cuál es  el proyecto del Padre sobre él y sobre nosotros y la manera de llevarlo a cabo. Y oye la voz diabólica, insinuante.  ¿Eres hijo de Dios? Ahí tiene unos cómodos atajos.
5. -¿Tienes hambre? ¿Qué te cuesta convertir estas piedras en pan?  
-¿Quieres éxito fulgurante? Lo tienes fácil. Inventa alguna maravilla que sorprenda a la gente. Reconocerán quién eres y te harán caso.
- ¿Vienes a reformar este mundo? Yo soy su amo. Hagamos un buen trato. Y todo será cosa de coser y cantar. Sólo tienes que arrodillarte ante mí y adorarme.
6. Jesús responde contundentemente a las tres propuestas. No vivimos sólo de pan. El Padre celestial nos nutre con su palabra. Poner la vida en peligro por una zarandaja televisiva es obligar Dios a actuar sin ton ni son. No pongas a Dios a prueba. ¿Arrodillarme ante ti? Ni hablar. Adora sólo a Dios y a nadie más. Por la sensación de sentirte libre no vendas tu libertad. Servir a Dios es vivir libre de la idolatría del poder, del tener, del prestigio, en definitiva de toda corrupción.
7. Si Jesús hubiera evitado la pobreza y las limitaciones que todos tenemos, si hubiera elegido el atajo del éxito fácil, del tener y del poder, no sería verdadero hombre ni tampoco  verdadero hijo de Dios. Su fidelidad a Dios y al hombre lo llevará a la cruz y a la resurrección.
8. Jesús es el nuevo Adán y en esta cuaresma nos muestra la grandeza de lo que somos. Como hombres y mujeres somos imagen y semejanza de Dios. Tenemos categoría divina. No podemos aspirar a más.  Adám y Eva -y con frecuencia nosotros- no se lo creyeron y así les fue. Y así nos va.
9. Cultivemos lo que somos. El Espíritu Santo nos guía y nos ilumina con la Palabra. Jesús nos precede y nos señala el camino de nuestra plena realización. Como hijos muy amados del Padre celestial, tenemos una gran misión en este mundo. Hacerlo más humano.
10.  Recordémoslo en esta cuaresma que iniciamos. El día de nuestro bautismo renunciamos a Satanás, a sus pompas más o menos ostentosas y a sus obras orientadas a destruir la persona humana, la obra más querida de Dios. Profundicemos en nuestro bautismo siguiendo las huellas de Jesús. Hasta identificarnos con Él. Así seremos luz que ilumina y sal que condimenta. Y seremos cristianos valientes, generosos, solidarios e irradiaremos la bondad de Dios. Serà nuestro camino hacia la Pascua.
Que en este camino nos acompañe la oración, el contacto más consciente con la Biblia,una mayor solidaridad con nuestros hermanos y una generosa austeridad en un mundo en que ha resonado por todos los medios una invitación al desenfreno. El camino de Jesús es otro.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Jano

sábado, 4 de marzo de 2017

LIBROS: TRATADO DE LO MEJOR. LA MORAL Y LAS FORMAS DE LA VIDA, de Julián Marías

En el siglo XX se ha realizado un “punto de inflexión” en la filosofía, que ha sido conocido por muy pocos, que ha sido abandonado apenas entrevisto. Este libro es el intento de tomarlo en serio y ensayar una visión de los problemas morales que no lo pase por alto; dicho con otras palabras, que no sea arcaico. Puede sorprender el título de esta indagación: TRATADO DE LO MEJOR.

La milenaria tradición de la ética ha insistido con casi total unanimidad en la idea del bien, en la condición de lo bueno. Pero acaso se encuentre que el ámbito de la moralidad de la vida humana, en sus múltiples formas, es precisamente lo mejor, decisivo en la ordenación de la conducta y, todavía más, en la realización de esa operación que es vivir.

Texto: Alianza Editorial
Foto: javiermarias.es