martes, 28 de febrero de 2017

UN TRIUNFO RARO

Mi amigo está confuso. Para que no se deprima mucho, empatizo, y le digo que yo también participo de la misma confusión. Veo que la empatía funciona y se relaja. Y me explica y me dice que él tenía entendido que la verdad es verdad a secas, sin subterfugios, ¡hay que ver qué palabras emplea mi amigo!, pero que ahora oye decir por ahí que hay una verdad que no es a secas y que la llaman “posverdad”.
Vuelvo a verlo confuso y me tengo que emplear a fondo para explicarle las cosas y que me entienda. La palabra posverdad, le digo, la nombró así, ya en el año 2004, el sociólogo norteamericano Ralph Keyes y entonces ya venía a decir él que la realidad se podía entender distinta de cómo era dependiendo de la emoción y de los sentimientos. Han pasado años desde el 2004 y ahora mismo, y particularmente algunos que se dedican a la política, y ahí entran los populistas especialmente, emplean este truco y hablan de la realidad enmascarada de sentimientos y, en definitiva de mentiras, y dicen lo que no es pero como si fuera. “Posverdad, amigo”, le digo, pero ya veo que se queda más confuso aún.
Pero yo sigo. Y mira, le añado: hasta el diccionario de Oxford ha declarado posverdad como palabra del año. Intento explicarle algo de las campañas del Brexit, de Donald Trump, lo del referéndum de las FARC en Colombia y otras cosas más cercanas. Pero como veo que aún se confunde más, ahí lo dejamos. Y yo me quedo pensando que raro triunfo el de esta nueva palabra, un neologismo más, que me hace pensar que nos estamos dejando engañar como no pensemos en serio y bien. Los que hablan usando palabras, dicen ellos que claras, pero engañosas, deberían callar, Que a fin de cuentas, lo de mi amigo: la verdad es verdad a secas y punto final.

Texto: J.M. Ferrer
Foto: ralphkeyes.com

lunes, 27 de febrero de 2017

DOMINGO VIII DEL TIEMPO ORDINARIO

1. Hoy el Maestro nos despista. Después de tantos siglos encendiendo un cirio a Dios y otro al diablo, cuando ya parecía que nos iba bien, va y nos echa un jarro de agua fría y nos los apaga... No podéis servir a Dios y al dinero. Y lo remachará más todavía. Es más fácil que un camello pase por el agujero de una aguja que un rico reconozca a Dios como Señor. ¡Solo nos faltaba esto!
2. Pero es que el dios “Mammon” – ¡poderoso Caballero es Don Dinero! - es absorbente y explota la codicia arraigada en el corazón del hombre. Y de la mujer, como dicen ahora. Quien se aferra al dinero, vende su alma al diablo, se corrompe y corrompe todo lo que encuentra. Los diarios y los juzgados andan llenos. No tiene entrañas. Y sus víctimas suman millones y millones.
3. Como esta enseñanza no nos entra, el Maestro se vale de dos ayudantes de cátedra (no me lo invento yo, lo dice Kierkegaard...): los pájaros y las flores silvestres... Con maestros tan así no iremos muy lejos, ¿verdad? Pues, sí.
4. Mientras los oímos y vemos, escuchamos una melodía sorprendente. Una invitación a la confianza en un Dios que tiene unas entrañas paterno maternales. Una madre –digámoslo llorando- puede deshacerse de su hijo. Dios no nos dejará nunca, nunca, nunca. Nos podemos fiar.
5 Fijaos, dice el pajarito, no sembramos ni cosechamos ni almacenamos. Y el Padre celestial nos alimenta. Vosotros, hombres y mujeres, valéis mucho más que todos los pájaros a los ojos de Dios.
6. Fijaos en Salomón, nos dice la flor del campo. ¿Quién viste con más elegancia, naturalidad y fragancia él o nosotras? Pues vean: no sabemos hilar ni tejer. Y Dios nos viste. Vosotros valéis mucho más a los ojos de Dios.
7. ¿Qué sacáis de agobiaros? ¿Podéis alargar un palmo a vuestra vida? El agobio paraliza. Os habéis de liberar de él para disponer de toda vuestra energía.
8. Medid vuestras fuerzas. Apenas podéis llevar la carga de hoy ¿y ya os cargáis la de mañana? Cada día tiene bastante con su carga. La de mañana, ya lo llevaréis mañana.
9. ¿Podrías encargarte de este asunto?, le decía el párroco a un compañero. - ¡Claro que sí!  Me preocuparé...  –Entonces no. Con que se ocupe, tengo bastante. Trabajar con paz y serenidad es más eficaz y sale más a cuenta.
10. Confiar en la providencia de Dios no significa no trabajar ni ocuparnos en ganarse por el pan de cada día, sino ponerse en manos de nuestro Padre Dios y cambiar la angustia y la desazón por la confianza.
11. Y centrémonos en lo esencial: en el proyecto de Dios sobre el mundo y sobre nosotros. Venga a nosotros tu reino. Hagamos nuestro este proyecto. Que vuestro afán primero sea vuestro Señor y la fidelidad a su designio, y todo lo demás Él os lo dará de por añadidura. Este designio amoroso de Dios nos incitará a colaborar con toda el alma a hacer más justo y más habitable este mundo... La confianza en Dios nos lleva al compromiso social como expresión concreta del amor que nos debemos a nosotros y a los demás. El éxito está asegurado. No estamos solos.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Jano

miércoles, 22 de febrero de 2017

LIBROS: NO BASTA CON UN CLIC. IGLESIA Y COMUNICACION de J. Oesterheld

¿Cómo comunicar de forma creíble y eficaz la persona de Jesucristo, su Buena Noticia? ¿Cómo evangelizar en un mundo de transformaciones tecnológicas en constante progresión?
Este libro plantea muchos interrogantes, obliga a hacernos muchas preguntas sobre el sentido de nuestra misión de comunicadores y desmonta no pocos de los lugares comunes que se vienen repitiendo sobre el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación.

Texto: PPC Editorial
Foto: Cultura y Fe hoy

sábado, 18 de febrero de 2017

DOMINGO VII DEL TIEMPO ORDINARIO

1. Observemos ante todo la invitación a SER santos como el Señor es santo y a SER Hijos del Padre celestial. De esta conciencia profunda de lo que SOMOS brotará naturalmente lo que HACEMOS, la actitud de amor.
2. Amar al prójimo para el Levítico excluye no guardar rencor contra nadie. Y si hace falta, ayudarlo a comportarse como es debido con una amable corrección. No hay lugar para el resentimiento o la venganza.
3. Jesús se apropia el precepto del Levítico. Pero lo lleva más allá: Primero supera y deroga la ley del talión: Ojo por ojo, diente por diente. El talión suponía un notable progreso comparado con las siete veces con que sería vengado Caín o las 70 veces que se permitía Làmec.  En realidad en nuestro mundo predomina la ley del talión. Y menos mal si se tuviera en cuenta. Creo que a veces saldría ganando la justicia aplicando la ley del talión.
4. Jesús deroga esa ley del talión y le opone la no violencia pasiva. No responder a la violencia con violencia. Y la no violencia activa: proponiendo soluciones más humanas a los problemas inhumanos o tan humanos.
5. Jesús se la creyó: Padre, perdónalos... Pero a la bofetada violenta del esbirro, no paró la otra mejilla. Le invita a reflexionar. Si he hablado mal, demuéstrame en qué. Y si bien, ¿por qué me pegas?
6.  Gandhi y Luther King se la creyeron y la practicaron. Y los objetores de conciencia ante el servicio militar. Los costó la piel o años de incomprensión y de cárcel. Pero han demostrado que la utopía es posible. Y también toda la multitud de mártires cristianos que murieron perdonando. Y los padres y madres de mártires que perdonaron a los verdugos de sus hijos.
7. Jesús da un paso más. Sabéis que dijeron: Ama al prójimo, pero no a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos, orad por los que os persiguen. Responded al mal con la abundancia de bien.  Así seréis hijos de vuestro Padre del cielo. Esta es la gran novedad de Jesús: amar a quienes no nos aman, amar a quien nos quieren mal y quieren destruirnos.
8. No tiene ningún mérito amar quienes me aman, saludar a quien me saluda. Esto lo hace cualquiera. Esta es la espiritualidad de la regadera o de la linterna. Un rayo de agua a esta flor, un rayo de luz para aquel.  Esto lo puede hacer todo el mundo. Jesús nos ensancha el horizonte. Propone la espiritualidad del sol y de la lluvia. Lo iluminan todo, lo riegan todo... Es la espiritualidad de vuestro Padre del cielo. Es la espiritualidad de Jesús. Como el Padre ama, yo os amo. Amaos como os estimo yo.
9. No os quedéis a medio camino, nos dice Jesús. Y nos pone un ideal inasequible: el amor del Padre celestial. Perfectos como Él... Casi nada.  ¿Os imagináis cómo sería el mundo si nos tomáramos a pecho esta invitación de Jesús?  Y sin embargo son muchos los que se lo toman así. Luego es posible.
10. Con todo tengamos en cuenta una cosa: un ideal muy alto. Perfectos como el Padre Dios. Tanto nos ha amado que nos ha dado su Hijo... Y el Hijo, para hacer posible este amor, se nos da en comida y bebida en cada eucaristía...
11. Y para alcanzar ese ideal imposible, Jesús nos pone un modelo: el niño. El niño es una personilla en camino... Andando y cayendo, levantándose y volviendo a caer y volviéndose levantar bajo la mirada complaciente del padre y de la madre, nosotros nos hemos ido creciendo y somos lo que somos. Sabremos mirar al prójimo con los ojos de Dios y lo amaremos con el corazón de Dios... 

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Jano

martes, 14 de febrero de 2017

DOMINGO VI DEL TIEMPO ORDINARIO

1. ¿Alguien recuerda la casuística entorno a la misa o del ayuno eucarístico? ¿Hasta dónde podemos llegar tarde sin faltar?  La ley civil hace igual: ¿Hasta qué semana se puede interrumpir una vida en camino sin que te metan en la cárcel? 

2. Jesús no está por casuísticas. ¿Qué es lo que Dios quiere, cuál es su intención cuando dice: No matarás, no cometerás adulterio, no quebrantarás el juramento ¿Nos hemos de encallar en la letra o ir más allá?
3. Ninguna ley hace mejor a la persona. De dentro del corazón, del centro vital de la persona, mana el bien y el mal. La letra encoge. El Espíritu libera. Lo que cuenta es la respuesta de amor al amor de Dios y del prójimo.  Nos lo decía el Eclesiástico: El hombre tiene delante la vida y la muerte: le darán lo que escoja.
4. Jesús, va derecho a la raíz, al porqué del mandamiento: el servicio a la vida, a la justicia, al amor, a la verdad. Para él, el centro lo ocupa la persona. Y rechaza todo lo que atenta a la dignidad de la persona, venga de donde venga.
5. Jesús repasa algunos mandamientos. No matarás. No cometerás adulterio. No romperás el juramento. Pero no se para en el NO. Va más allá y nos lo dice en positivo: Respeta la vida, respeta el amor, respeta la palabra.
6. Si no quieres matar, aprecia y respeta a la persona. Respeta y ama la vida. Y arranca del corazón lo que la destruye: el odio, los celos, la envidia –recordemos a Caín-, la venganza. Y la palabra ofensiva: el insulto, la calumnia, la mentira, las medias verdades. ¿Sabes?  ¿Aún no te has enterado? Todo el mundo lo dice... Todo vale para destruir al que estorba. Hay una emisora que pasa por católica que, so capa de informar, ataca o ningunea sin compasión a las personas o grupos sociales que no comparten sus opciones políticas o sociales. El odio y el resentimiento mantenidos, privan de la comunión. Si comulgamos hemos de rezar sinceramente la petición del Padre nuestro: perdónanos como nosotros perdonamos. Démonos fraternalmente la paz.

7. Respeta el amor humano. El otro -hombre o mujer- son personas, no cosas de usar y tirar. El amor del hombre y la mujer no es el deseo egoísta de la propia satisfacción. La atracción física sin amor convierte la persona en objeto, en cosa. La maté porque era mía... El matrimonio no es un juego de muñecos y muñecas, sino la relación de dos personas enteras y maduras que se aman y conviven para un objetivo noble y creativo. Son un sacramento, signo visible y eficaz del amor de Jesús a la humanidad.
8. Son de plena actualidad estos principios que proclama Jesús. Los casos concretos de fracasos personales siempre sensibles dejémoslos a la misericordia de Jesús. Es la Misericordia que acoge y comprende nuestra miseria y fragilidad.
9. Respeta la palabra. Cómo tenemos experiencia de nuestra propia mentira, no nos fiamos de la palabra del prójimo. Y juramos o nos hacen jurar. Hoy los políticos se niegan a jurar por Dios y los evangelios. Y hacen bien: así no toman el Nombre de Dios en vano. Ahora juran por su honor. Seguro que desconocen la raíz bíblica de jurar por el propio honor. Es una enorme responsabilidad. Como para ponerse a temblar.  Sólo Dios jura por su honor. Un hombre cabal no necesita jurar. Sí cuando es sí. No cuando es no. Así de sencillo. Quien no respeta la palabra o el apretón de manos no respetará tampoco la palabra escrita.
10. Jesús simplifica la Ley y revela su significado radical. Habla a hombres y mujeres que se toman la vida con madurez y responsabilidad. Porque saben que cuentan con la bendición de Dios que es Amor.
Texto: J. Sidera cmf
Foto: catedraldeescuintla.com

viernes, 10 de febrero de 2017

PELICULA: "FIGURAS OCULTAS" DE T. MELFI

Una parábola de los talentos
FIGURAS OCULTAS

Hidden Figures (USA 2016).
Director: Theodore Melfi
Guión: Allison Schroeder (Libro: Margot Lee Shetterly)
Música: Benjamin Wallfisch, Pharrell Williams, Hans Zimmer
Fotografía: Mandy Walker
Reparto: Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe, Kevin Costner

De vez en cuando el cine nos regala historias estimulantes inspiradas en hechos reales que son retratos de superación personal en los que sus protagonistas, con un esfuerzo notable, logran triunfar a pesar de sus limitaciones.
Enfermos, huérfanos, extranjeros o excluidos suelen convertirse en protagonistas de estas edificantes narraciones.
En esta película la limitación de sus protagonistas no viene marcada por la enfermedad ni por la discapacidad sino por el sexo y la raza: son mujeres estadounidenses de raza negra que viven en los años 60. Todavía quedan en ese momento en el país arraigadas tradiciones disgregadoras: espacios, transportes, baños…diferentes para blancos y negros. Por otra parte la condición femenina acentúa la exclusión que viven nuestras tres protagonistas.
En plena guerra fría la URSS y Estado Unidos competían despiadadamente por llevar el hombre al espacio. Mientras los rusos llevan la delantera y el sentimiento americano queda herido, la NASA descubre que entre sus trabajadoras hay tres auténticos talentos ocultos: tres mujeres afroamericanas con un extraordinario don para las matemáticas que pondrán su esfuerzo e inteligencia al servicio de la causa espacial.
Basada en hechos reales, la película sigue la peripecia de estas tres mujeres –conocidas como “ordenadores vivientes” que comienzan a ascender desde la humildad y con su inteligencia extraordinaria tienen que calcular la órbita del lanzamiento del astronauta John Glenn y garantizar su regreso
Dorothy Vaughn, Mary Jackson, y Katherine Johnson superaron todas las dificultades que el ser mujeres negras les ocasionaba y trabajaron denodadamente para conseguir su sueño.
La película se ve con mucho agrado. El ritmo está muy dosificado; todo apunta a un final que necesariamente se intuye feliz. Hay en todo el metraje un afán moralizante y didáctico que, por más que sea previsible, se sigue con agrado. Pronto el espectador empatiza con la historia sencilla y heroica de estas tres amigas, valientes y luchadoras.  Temas como la amistad, la familia, el sinsentido del racismo y la dimensión religiosa van apareciendo a lo largo del film. La lección queda clara, el racismo, nos dirá la película, perjudica tanto al que lo sufre como al que lo provoca; nos necesitamos todos, ignorar las cualidades de una persona porque es de otra raza implica no poderse beneficiar de ellas. 
Hay una trama que bien recuerda la parábola de los talentos. No se puede enterrar el que se recibe, hay que ponerlo a producir. Estas tres mujeres negras se niegan a enterrar sus talentos, es más, luchan para que los blancos no se los entierren…y eso, a la larga, beneficiará a todos.
Las tres actrices están estupendas, también Kevin Costner da vida a un más que creíble hombre honesto y responsable.
Apropiada para verla en familia o con amigos y luego hablar largamente de ella. Llena de valores narrados con un cierto simplismo pero con eficacia. Pedagógica, simpática y divertida, “Figuras ocultas” es una película muy recomendable.
Los rótulos de crédito finales darán noticia de lo que fue de aquellas mujeres, cuyos talentos ocultos, salieron a la luz para conquistar el espacio y la libertad.

Texto: Josan Montull sdb
Foto: trailer film

HARTOS DE FRASES SOLEMNES

Desde esta semana ustedes van a oír muchas cosas, y muy verdaderas y muy referidas a injusticias bien reales, en relación con el problema del hambre en el mundo. Una organización de la Iglesia católica, tan cercana a todos como Manos Unidas, nos va a decir que qué hacemos en el año 2017 con tanto alimento, que lo hay en esta tierra, con tanta hambre, que la hay en millones de personas tan dignas como usted y como yo; con tanto dinero, que lo hay en el mundo; con tanta pobreza, que la sufren millones injustamente; con tanta vivienda, que la hay, y con tantos sin techo, que los hay, etc. etc. ¿Para qué nos sirve tanta comunicación digital si no nos sirve para ver a los que sufren y verlos cerca?


Manos Unidas “ya no pide comida”. Que también, claro. Pero va más al fondo de la verdad y pide más gente comprometida y más justicia. Es el primer paso, necesario, para poder hablar con sinceridad del problema del hambre en el mundo. Si no nos comprometemos, al menos callemos. Si en todo hay que hablar menos y hacer más, en este tema es más exigente este principio. Desde el compromiso, es decir, con gente comprometida sí que es posible darle solución al problema del hambre, y al de la pobreza, y al de la incultura, y al de la soledad y el desamparo.
¿Qué hacemos, en el año 2017, con todos estos problemas? Se precisan denuncias y, después, acciones y cambios de actitud que han de llegar a modificar determinados comportamientos de nuestro estilo de vida. Manos Unidas, con la ayuda de muchos, pone en marcha proyectos de desarrollo con los que se benefician hombres, mujeres y niños que, no lo olvidemos, se merecen tener lo que tiene usted y lo que tengo yo.

Texto: J. Ferrer
Foto: manosunidas.org

jueves, 9 de febrero de 2017

SEGUNDO ANIVERSARIO DE CULTURA Y FE HOY


Hoy 9 de febrero cumplimos dos años de CULTURA Y FE HOY.
Muchas gracias a todos los corresponsales, colaboradores y amigos.
Muchas gracias a todos los que nos visitan en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube.
Estamos creciendo...

sábado, 4 de febrero de 2017

DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO

1.            Nihil esse utilius sale et  sole. Es una frase lapidaria de Plinio el Viejo en su monumental obra sobre la historia natural. Realmente no hay nada más útil y necesario que el sol y la sal, la luz y la sal.
2.            Pues Jesús nos dice que esto tan útil y necesario lo somos los cristianos para el mundo. Vosotros sois
•             La sal de la tierra
•             La luz del mundo
•             La ciudad construida sobre un monte. Casi nada.
3.            La sal era antiguamente un bien escaso y caro. Cuando hablamos de salario pensamos en la ración de sal, paga, sueldo...  Había una vía salaria, la ruta de la sal como hablamos de la ruta de la seda.
4.            La sal sirve para aliñar. Era también signo de hospitalidad... El forastero que llegaba a una casa recibía una ración de pan y de sal. Negar el pan y la sal era signo de enemistad.  La sal también conserva.  Y como conserva, significaba la solidez de un contrato. Era una alianza sellada con sal (Nm 18,19).
5.            Para que la sal haga su efecto se ha de mezclar: si hay demasiada, malo. Si hay poca, malo también. Ha de actuar con discreción. Sólo se nota cuando falta o cuando sobra. Así ha actuar el cristiano. Como la levadura en la masa. Un puñadito hace maravillas. Pero se ha implicar. No quedarse al margen de la vida cristiana o social. Todos conocemos personas tan sencillas y humildes que parece que no   están. Pero cuando se van o se mueren, ¡cómo las echamos de menos! Eran tan discretas como la sal.
6. Sois la luz del mundo.  La luz está e ilumina. No sabe que ilumina. Simplemente, ilumina. Del Bautista, Jesús decía que era una lámpara que iluminaba consumiéndose.
Claridad y discreción también. Pero no se puede esconder. La ponemos en un punto alto para que ilumine, no para ser contemplada. Igualmente tiene que resplandecer vuestra luz ante la gente. Al ver el bien que obráis, les daréis a conocer la bondad del Padre del cielo.
7. El cristiano que se tome seriamente las bienaventuranzas, sin ni darse cuenta hace de sal y de luz. Como se siente pobre, no se cree más que nadie. Es de condición suave, dócil; ni arisco ni agresivo. Defensor de los derechos de Dios y de las personas, especialmente de las más vulnerables. Es limpio de corazón capaz de percibir a Dios y de verlo en las personas, luchador en favor de la paz personal, familiar, vecinal, nacional, internacional.
8. Somos todavía algo más: ciudad construida sobre el monte, que no se puede camuflar. Me parece que Jesús pensaba en las ciudades de refugio donde se acogían huyendo de ser víctimas de la venganza quienes habían hecho daño a alguien sin querer. El cristiano es acogedor. Cómo Jesús: venid a mí... Con tantos refugiados que sufren hoy, las ciudades de refugio - los cristianos abiertos de corazón- son más necesarios que nunca.
10. Vale la pena ser cristiano. Pensemos sin embargo que se trata más de ser que de hacer. Si hacemos cosas, pongamos alma y corazón en lo que hagamos. Como Jesús. Como María y José. Como la luz, como la sal, como una ciudad de refugio.
La oración de San Francisco expresa como plegaria lo que somos como cristianos: luz, sal, ciudades de refugio:
Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz.
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión.
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz...

Texto: J. Sidera cmf
Foto: amigoscatolicos