sábado, 24 de diciembre de 2016

NOCHEBUENA

1.  ¿Verdad que la contaminación lumínica nos impide ver el cielo  estrellado y que la contaminación acústica que nos aturde y no nos deja disfrutar del silencio del agua corriente, de la brisa y suave, de la conversación amiga?
2. De pronto  Isaías nos descontamina de luces y ruidos supuestamente musicales y nos habla de una gran luz en medio de la oscuridad, de un gozo inmenso por encima del bullicio de los grandes almacenes o de los lugares de diversión. Nos habla de las botas de los soldados y de sus uniformes manchados de sangre y quemados justo cuando  nos angustia la atmósfera enrarecida de guerra y de terrorismo. Luz, alegría, libertad y liberación.
3. Y todo esto nos viene del hijo que Dios nos ha dado. Un hijo consejero prodigioso, héroe con entrañas de padre, promotor de una paz fundamentada en el derecho y la justicia para un mundo donde dominan los tiranos de todo pelaje vestidos de  progresía, democracia, prosperidad económica.
4.  Cerremos por un momento los ojos y abramos los oídos. Concentrémonos bien concentrados. En medio de tanta luz y tanto jolgorio, mirad una joven pareja que espera un  niño y llama a nuestra puerta. Vienen de lejos, cansados, los pies llagados de un largo camino.  A la puerta de Europa, en Ceuta y Melilla… nos piden que toquemos de pies en el suelo y pongamos en práctica unos gramos tan solo de los sentimientos de solidaridad que dicen que tenemos. Nos despiertan del dulce sueño de no hacer nada y no nos dejan dormir en paz. Y nos amargan la cena familiar. Nadie los ha acogido. Han ido a parar bajo un puente o en un cajero o en algún rincón del pueblo. No hay lugar para ellos. Ahora están en un portal cualquiera.
5. Se llaman José y María… o quizás con otros nombres. Y en el silencio de la noche, en plena oscuridad, en una ambiente frío, con la compañía de algún animal perdido… nace el Niño. Su madre lo acoge, lo faja con pañales y lo acuesta en un pesebre. No tienen nada más. Y silencio, y soledad, y misterio. Y la calidez del amor de la Madre y el ingenio de José encendiendo un poco de fuego… despacito. María, ¿es esto lo que el ángel te había prometido en la anunciación? ¿Esto esperabas, José? Ha venido a los suyos y los suyos se han desentendido...
6. Escuchemos el grito gozoso del ángel: Os anuncio una gran alegría para vosotros, pastores y empobrecidos de todo el mundo, una alegría para toda la humanidad: Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. ¡Qué señal más rara para identificar al Salvador, Mesías y Señor!
7. Sólo los pastores tienen el alma de pobre necesaria para captar el gran misterio del amor de Dios. Y para comprender el alcance del cántico angélico: Dios es glorificado como merece en el cielo. Y es glorificado en la tierra cuando su Paz llega a los hombres que Él ama, en quienes él se complace. Sentirse amado de Dios de una manera tan humana es el fermento necesario para poner en los hombres y en las mujeres no sólo el deseo de paz, sino la siembra de las semillas que la hacen posible: bondad, generosidad, hospitalidad, fraternidad… y tantas cosas buenas que se nos ocurren en la Nochebuena.
8. Acerquémonos al portal de  Belén como los pastores. Saludemos a María y felicitémosla. Felicitemos a José. Y metamos en nuestro corazón y en nuestra mente que la gran luz del mundo nace en un portal y yace en un pesebre. Y hagamos el firme propósito de no dejar jamás morir o malvivir de hambre o de frío a nadie que se nos acerque. Acogiéndolo acogemos a Jesús, a María y a José. No sintamos vergüenza de sabernos hermanos del Niño y de todos en la noche de la gran maravilla y dejarlo solito. (Martí Pol).
9. Mañana, dice el poeta, ya en la mesa olvidaremos a los pobres -y tan pobres como somos-. Jesús ya habrá nacido. Nos mirará un instante a la hora de los postres y después de mirarnos se pondrá a llorar. (Salvat- Papasseit).  ¿Verdad que  no? Felices Navidades!

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Cultura y Fe hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario