miércoles, 7 de diciembre de 2016

INMACULADA CONCEPCION

1. Empezamos bendiciendo y dando gracias a Dios y Padre... Toda Eucaristía es acción de gracias. Pero hoy tiene un cariz especial: El Dios y Padre, que bendecimos, nos ha bendecido primero – a todos, sí, sin dejar a nadie- con los mejores deseos de bien y de felicidad. Cuando pensaba en nosotros, nos quería cómo él, santos e irreprochables. Para hombres como nosotros, era demasiado y quizás no lo lograríamos; por esto, como nos amaba como hijos y quería que fuésemos como su Hijo Jesucristo, el Amado, decidió por amor que él se hiciera hombre como nosotros para que nosotros pudiéramos ser hijos como Él. ¿Cómo no estarle agradecidos?
2. Pensando en este ideal,  Dios creó a Adán y Eva a su imagen y semejanza. Quedó tan contento que les confió la creación para que la completaran y la cultivaran como el jardín preferido. Así pudo Él descansar. Dice la Biblia que disfrutaba paseando con ellos por el jardín cuando el relente de la tarde convidaba a tomar el fresco relajados. Valía la pena disfrutar de la gran familiaridad y armonía de la pareja humana con Dios, y de los animales y la creación entera con la pareja humana.
3. De pronto preguntó: Adán, ¿donde estás? Eva, ¿que ha ocurrido?  Caín, ¿dónde está tu hermano Abel? Son preguntas que Dios hace y nos hace. Todos se habían escondido.  ¿Por qué os escondéis? ¿De qué o de quien tenéis miedo? ¿No  teníais bastante con ser lo que erais –imagen y representantes de Dios – que por una miserable ambición os habéis vendido lo mejor de lo que sois? - Es que la mujer... -Es que la serpiente... -Es que ese pelmazo de Abel... Ya vale, de momento vais a disfrutar de lo que habéis escogido. Y con el paraíso perdieron la familiaridad con Dios. Pero Dios, siempre misericordioso, anunció que llegaría un día en que las serpientes de la ambición o de la envidia o de la necedad serían aplastadas por este Adán y Eva que hoy se han visto engañados.
4. Es lo que celebramos hoy. Dios, en vez de modelar unas figuras nuevas con barro nuevo, se sirvió del mismo barro para formar tanto a su Hijo cuando se hiciera hombre, como a su Madre María. Le  ha salido bien y hoy nos invita a celebrarlo. No ha buscado a su madre entre las sabias, las guapas, las poderosas, las célebres según la gente en una ciudad capital del poder o de la ciencia o de la moda. La ha buscado en un rincón de mundo, en Nazaret. Solo tiene un título: es mujer y nada más que mujer. Por esto puede quedar llena de Dios. Cualquier mujer y cualquier criatura humana se  podrá sentir identificada con ella. Una mujer que responde plenamente al ideal de Dios desde el primer momento de su existencia en el seno de santa Ana.  Totalmente libre y responsable. Immaculada, sin mancha alguna ni tropiezo que le impida ser lo que es y lo que será.

5. Y esta mujer,  a sus 12-13 años, recibe un día el anuncio del ángel Gabriel. Alégrate, tú que tienes el favor de Dios. Dios cuenta contigo para rehacer la humanidad que Adán y Eva, la pareja del paraíso y tantas parejas humanas de hoy no logran poner al nivel querido por Dios. - María, le dice el ángel, esta obra impresionante depende de ti.
6. María se lo piensa, pregunta, escucha,  expone sus dificultades. Dialoga. Dios para sus obras no emplea robots con preguntas y respuestas  prefabricadas sino con personas libres y responsables. En otros tiempos Dios conversó con Abrahán, con Moisés y con los profetas. Contó también con las grandes matriarcas de Israel: Sara, Débora, Ana, Ester, Judit... Les confió misiones importantes. Pero para la obra más importante de la historia de la humanidad ha contado con María. Todo depende de ella. Heme aquí. Soy la esclava del Señor. No temas, María, Dios te ha preparado para esta hora. El Espíritu que te ha acompañado desde el primer latido de tu vida, completará en ti la obra de Dios. Y el Verbo –la Palabra de Dios- se hizo uno de nosotros y entre nosotros plantó su tienda.
7. Con razón nos podemos alegrar y dar gracias a Dios. Sí, repitamos con el salmo: Cantad al Señor un cántico nuevo: ha hecho obrado maravillas. Los confines de la tierra han contemplado la acción salvadora nuestro Dios. Aclama al Señor tierra entera, gritad, vitoread, tocad.
8. De este modo preparó Dios la Navidad de su Hijo. Sigamos  el modelo de María y pidamos: Espíritu Santo que formaste a Jesús en María, forma a Jesús en mí...

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Manchester Marian Procession 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario