martes, 22 de noviembre de 2016

JORNADA RELIG 2016: JÓVENES Y RELIGIÓN.

Presentados el martes 22 de noviembre los resultados del proyecto 'Apps religiosas, webs interactivos y jóvenes no metropolitanos en Cataluña' financiado en la convocatoria RELIG 2015 por la Dirección General de Asuntos Religiosos de la Generalitat de Catalunya.
La presentación ha sido realizada por Josep Lluís Micó Sanz, Catedrático de Periodismo del Observatorio Blanquerna de Comunicación, Religión y Cultura, de la Universidad Ramón Llull.
El proyecto ARWIJOC (Apps religiosas, webs interactivos y jóvenes no metropolitanos en Cataluña), elaborado por el Observatorio Blanquerna de Comunicación Religión y Cultura (Universidad Ramón Llull), ha averiguado si los jóvenes catalanes de entre 12 y 18 años usan religión digital y con qué finalidad.
El estudio, que ha entrevistado casi 2.000 jóvenes, ha puesto el territorio en el centro y, por este motivo, la ciudad de Barcelona no se ha tenido en cuenta. Igualmente, se ha interesado especialmente por los jóvenes de minorías religiosas. Además, el ARWIJOC ha permitido también descubrir aspectos como el interés o apatía por la religión, la creación de comunidades online y offline en torno a una fe, en qué medida influye la religión en la creación en la socialización y en la creación de la identidad de los jóvenes, qué papel juegan los padres y los institutos e incluso si las herramientas digitales son una vía para establecer puentes y diálogo para mejorar la convivencia entre religiones.
Se desprenden datos significativos como que el 65% de los jóvenes encuestados es creyente. De estos, un 24,2% utiliza religión digital, es decir, webs, apps, juegos, redes sociales e incluso foros de participación. En muchos casos, lo hacen para comunicarse entre ellos o convocar eventos, pero también la utilizan para orar. A pesar de la mayoría católica, la religión digital está muy extendida entre jóvenes de otras religiones.
El 93% de estos chicos tiene teléfono móvil; 8 de cada 10 son propietarios de un ordenador, y la mitad, de una tableta táctil. No obstante, su diálogo interreligioso digital es prácticamente inexistente.
En este trabajo se constata que las comunidades virtuales de naturaleza religiosa están estrechamente vinculadas a la actividad física y tangible que se desarrolla en las entidades a las que pertenecen los jóvenes.
La mayoría de los chicos catalanes son creyentes, pero no tienen un conocimiento profundo sobre su religión, ya que se identifican porque sus familias o sus círculos más cercanos son afines. Por tanto, este segmento de la población casi nunca recurre a webs, aplicaciones móviles, etc. para conocer otras religiones o establecer contacto con los miembros de colectivos diferentes del suyo.
A su vez se han presentado otros proyectos sobre diversidad religiosa en el ámbito de intervención con jóvenes. La presentación de los proyectos ha contado con la presencia de jóvenes de diferentes confesiones religiosas.
Destacamos dos proyectos; el proyecto presentado por Alba Sabaté, doctoranda de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (Universidad Ramón Llull), denominado TeoTapes.
Se trata de encuentros informales de estudiantes de la comunidad educativa de Blanquerna con personas influyentes de diferentes confesiones en que se fomenta el diálogo y el debate en torno a aspectos relacionados con aquella confesión y con la persona en concreto. Se llevan a cabo en espacios relacionados con la confesión concreta, mientras se toma algún aperitivo que también esté relacionado. De esta manera, se consolidan conocimientos, se responden preguntas concretas, se rompen mitos respecto a diversas confesiones religiosas y, de este modo, se fomenta el acercamiento y el entendimiento, tanto entre creyentes de diferentes confesiones como entre creyentes y no creyentes.
Otro proyecto presentado en esta jornada ha sido el denominado SPIRIT-Youth, movilidad del turismo joven fuera de temporada a través del turismo espiritual, por Sra. Silvia Aulet Serrallonga, de la Facultad de Turismo de la Universidad de Girona.

Se trata de un proyecto europeo financiado por la EASME a través de una convocatoria COSME para desestacionalizar la temporada turística. La propuesta nace de la idea de que el turismo espiritual, por sus características, debe ser desarrollado en entornos no masificados. Se opta por focalizarse en el segmento de los jóvenes para generar propuestas innovadoras. El objetivo es poder desarrollar productos de turismo espiritual para jóvenes en diferentes países de la Unión Europea y poder crear un distintivo. La idea es poder vincular a los Itinerarios Culturales Europeos para dar más consistencia y coherencia al proyecto.

Texto: DGAR y Cultura y Fe hoy
Fotos: Cultura y Fe hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario