martes, 26 de abril de 2016

“¿DA USTED SU PERMISO…?”

Antes, -el tiempo pasa, ya lo sabemos-, cuando se quería acceder a un despacho, a una oficina, a una clase, el que tenía que pedir algo, como que se asomaba a la puerta y decía: “¿Da usted su permiso?” Cosas de antes. O cosas de educación. O cosas normales, simplemente.

No es que andemos por ahí acomplejados. Pero, hoy, -el tiempo pasa, ya lo sabemos-, no hace falta “pedir permiso” a nadie para hablar de cualquier carrera que se quiera elegir en cualquier universidad. Ni para decir que se elije tal oficio. Pero es que, casi casi, “hay que pedir permiso” para preguntarle a alguien “si quiere ser cura”. “Hombre, es que eso no entra en el curriculum de las carreras”. Ya, entendido.

Vayamos por partes. Lo de ser sacerdote hoy puede ser una clave nueva para un mundo estresado. Dicen los entendidos que la gente hoy enferma sobre todo por la desazón y el agobio de tantas cosas que llevamos entre manos y, concluyen,  que nos hace falta un plus de espiritualidad. 


El hombre de hoy está conquistando altas cubres de emancipación. Pretende emanciparse hasta de Dios y al final de la escalada tiene que gastar mucho dinero en ansiolíticos y en antidepresivos porque no soporta, es lógico, el frío de la soledad.  Enfrentase de una manera o de otra a la propia vida es lo que cambia la vida. Lo de ser sacerdote hoy es también para ayudar a encarar la vida de una manera determinada: con la compañía de Dios y con hermanos.

El hombre de hoy se aferra, con miedo y exclusivamente, a sus proyectos presentes descuidando las cuestiones claves del nacer y del morir. Se jubila de las grandes cuestiones del más allá y se encuentra con que esta nómina de jubilado no da ni para la semana que viene de la que ignora, por supuesto, qué imprevistos traerá. Ser sacerdote hoy es para ofrecer transcendencia y sentido último al pasado, al presente y al futuro.

¿Ha leído en algún sitio que el domingo pasado fue, en la Iglesia, domingo de oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas? Pues así fue. 

Texto: J.M. Ferrer
Foto: xtobefree.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario