sábado, 30 de abril de 2016

HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU VOLUNTAD

El Convento de Santa Clara en Huesca acogerá el 2 de mayo una Profesión solemne.
Hace 42 años que no se celebra una Profesión solemne en este convento de Huesca.

Sara, natural de Ronda (Málaga) y de 28 años de edad, celebrará su Profesión solemne el lunes, 2 de mayo, a las 12:30 horas, en la iglesia del Convento de Santa Clara de Huesca, donde reside desde hace dos años. Nació el 5 de junio de 1988 y, con 18 años, entró a un convento de hermanas clarisas.
Al dar este paso se siente “feliz y muy ilusionada, pero al mismo tiempo experimento el estremecimiento que me hace descalzarme ante tan gran misterio”. Confiesa que es un don inmerecido ante lo cual responde con estas palabras: “Hágase en mí según tu voluntad”. Este día también es motivo de alegría para su comunidad, no sólo por lo que supone el paso, sino porque es un hito importante para este convento, en el que viven actualmente en seis hermanas clarisas y en el que hace más de cuarenta años que no tiene lugar ninguna Profesión solemne.

Sara Miriam explica agradecida que “la mano del Señor ha sostenido y guiado mi historia desde siempre, aún en los momentos en los que yo lo he rechazado y me he querido alejar de Él, y ha puesto en mi corazón, como en todo corazón humano, la inquietud por la búsqueda de esa vida abundante que solo Él puede dar”.

Tras buscar en muchos caminos y errar en varias ocasiones, confiesa, “el Señor tuvo misericordia de mí, que andaba como oveja perdida, y por medio de unas hermanas clarisas que me invitaron a hacerles una visita, pude darme cuenta que mis sueños e ideales de fraternidad, de un mundo mejor, mi vacío por vivir en un mundo materialista, mi sed de un amor verdadero,… todo esto solo podía encontrarlo en Él y a partir de ahí, mi vida solo tiene sentido en Él, por Él y para Él”.

Se describe como una persona movida por la inquietud de la búsqueda, idea que encuadra su historia y que refleja en uno de los versículos elegidos para su Profesión solemne: “Oigo en mi corazón: buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, Señor”. A lo que añade esta cita de san Agustín: “Nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón anda inquieto hasta que descanse en Ti”. Esta inquietud de la búsqueda es lo que ha plasmado en el recordatorio para este día, en el que aparece un camino, con unas sandalias y un cordón “como símbolo de nuestro carisma”. “Como peregrina y advenediza en este mundo quiero seguir las huellas de Cristo pobre y crucificado a ejemplo de nuestra madre santa Clara. Y en el horizonte el rostro de Jesús, como meta de este camino pero también como guía y compañero, que con su mirada alienta los pasos, calienta el corazón y suscita en él continuamente su llamada”, apunta.

Al reflexionar sobre las vocaciones ofrece una visión esperanzadora, si bien en España no hay tantas vocaciones, existen otros lugares del mundo en el que no cesan de surgir. “En el mundo hay mucho ruido, el ambiente no es propicio, es todo muy ambiguo y es más difícil que surja la semilla de la vocación, pero también percibo que hay muchos jóvenes cansados de tantas cosas descafeinadas que les ofrece la sociedad”. Por ello, los anima a que no paren de buscar, a que no dejen apagar la llama de la inquietud en su corazón y a que sean valientes para arriesgarlo todo. “El Señor nos creó para cosas grandes y el mundo nos está esperando…”, concluye.


Texto: Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Huesca
Foto: Sara M. O. M.

martes, 26 de abril de 2016

“¿DA USTED SU PERMISO…?”

Antes, -el tiempo pasa, ya lo sabemos-, cuando se quería acceder a un despacho, a una oficina, a una clase, el que tenía que pedir algo, como que se asomaba a la puerta y decía: “¿Da usted su permiso?” Cosas de antes. O cosas de educación. O cosas normales, simplemente.

No es que andemos por ahí acomplejados. Pero, hoy, -el tiempo pasa, ya lo sabemos-, no hace falta “pedir permiso” a nadie para hablar de cualquier carrera que se quiera elegir en cualquier universidad. Ni para decir que se elije tal oficio. Pero es que, casi casi, “hay que pedir permiso” para preguntarle a alguien “si quiere ser cura”. “Hombre, es que eso no entra en el curriculum de las carreras”. Ya, entendido.

Vayamos por partes. Lo de ser sacerdote hoy puede ser una clave nueva para un mundo estresado. Dicen los entendidos que la gente hoy enferma sobre todo por la desazón y el agobio de tantas cosas que llevamos entre manos y, concluyen,  que nos hace falta un plus de espiritualidad. 


El hombre de hoy está conquistando altas cubres de emancipación. Pretende emanciparse hasta de Dios y al final de la escalada tiene que gastar mucho dinero en ansiolíticos y en antidepresivos porque no soporta, es lógico, el frío de la soledad.  Enfrentase de una manera o de otra a la propia vida es lo que cambia la vida. Lo de ser sacerdote hoy es también para ayudar a encarar la vida de una manera determinada: con la compañía de Dios y con hermanos.

El hombre de hoy se aferra, con miedo y exclusivamente, a sus proyectos presentes descuidando las cuestiones claves del nacer y del morir. Se jubila de las grandes cuestiones del más allá y se encuentra con que esta nómina de jubilado no da ni para la semana que viene de la que ignora, por supuesto, qué imprevistos traerá. Ser sacerdote hoy es para ofrecer transcendencia y sentido último al pasado, al presente y al futuro.

¿Ha leído en algún sitio que el domingo pasado fue, en la Iglesia, domingo de oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas? Pues así fue. 

Texto: J.M. Ferrer
Foto: xtobefree.wordpress.com

domingo, 24 de abril de 2016

LIBROS, ROSAS, SANT JORDI Y SAN JORGE 2016

No hemos querido pasar por alto la festividad de San Jorge, patrón de Aragón y festivo también en otras comunidades, porque se concentran en muchas localidades miles de personas entorno al libro. En los distintos puestos de libreros, editoriales y otros asociados al mundo del libro, vemos infinidad de autores y de material literario. Veamos algunos ejemplos:
El profesor televisivo "sanador" de la economía española.

Los hermanos Torres, cocineros de moda en televisión.

El cantante de Operación Triunfo que también escribe.

Perico encima de la bici también tiene tiempo para escribir.

El de Hermano Mayor, también. A ésto se apuntan todos.

Y no digamos las largas colas para firmar ejemplares de especímenes sin catalogar, como Aless Gijaba, próximo betseller 2016.
Y todo esto al día siguiente del 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes.


Texto: Cultura y Fe hoy
Fotos: Cultura y Fe hoy
          www.400cervantes.es






martes, 19 de abril de 2016

LIBROS: FANTÁSTICAS AVENTURAS DE TITO Y TIF, de Joaquín Xaudaró

El pasado sábado/domingo 16-17 de abril se presentó en Monzón (Huesca) y dentro del marco de la XIII edición de la Feria de Arte Contemporáneo "Arteria", el libro FANTÁSTICAS AVENTURAS DE TITO Y TIF, obra escrita y dibujada por Joaquín Xaudaró, contando con la presencia del historiador Antonio Martín.
Taula Ediciones, en su afán por recuperar el patrimonio de la historieta española, reedita después de 101 años de ver la luz por primera vez, el primer libro de historietas español.



Texto y foto: Cultura y Fe hoy


lunes, 18 de abril de 2016

EL BUEN PASTOR

1. Jesús, el Buen Pastor, nos da hoy una lección de puertas abiertas.  Él ya había dicho: Todavía tengo otras ovejas que no son de este rebaño. Escucharán mi voz y harán un solo rebaño con un solo pastor.
La iglesia naciente empezó primero abriendo tímidamente primero los ventanillos, después las ventanas. Hasta que el Espíritu Santo con el huracán de Pentecostés abrió de par en par todas las puertas.
2. Cuando Pablo y Bernabé recorrían las regiones de la actual Turquía, se dirigían ante todo a las comunidades judías reunidas los sábados en la sinagoga. Una vez leída la Ley y los Profetas, el encargado del culto los invitó: Si tenéis alguna exhortación para el pueblo, hacedla por favor.
3.  Los escuchaban con tanta ilusión que durante la semana sólo esperaban el próximo sábado para oírlos. Pero algunos judíos y algunas damas de buena posición, recomidos de envidia, en vez de hacer caso de lo que decían Pablo y Bernabé, se pusieron a contradecirlos e insultarlos. La reacción de Pablo fue fulminante: Puesto que no nos queréis escuchar, nos volvemos hacia los no judíos. Con todo antes de irse de la ciudad, se sacudieron el polvo de los pies contra aquella gente. Era como decirles: Tenéis el nombre de israelitas,  pero no lo sois de corazón. Pertenecéis al mundo pagano.
4. Entonces Pablo comprendió el alcance de lo que decía el profeta Isaías: Te he puesto como luz de los paganos porque lleves la salvación hasta los límites de la tierra. Su misión desde ahora se abre como nunca a todo el mundo, sin límites territoriales, sociales, culturales ni religiosos. Ya veis cómo, cuando una puerta se cierra, se  abre otra u otras muchas.
5. El Apocalipsis nos abre de par en par las puertas del cielo para que disfrutamos desde ahora de aquello que esperamos: una multitud inmensa, incontable. Vienen de todas partes. Hay gente de todo color. Se  oyen todas las lenguas. Están de pie, como el Cordero, en señal de victoria. Con vestidos blancos, porque participan de la resurrección de Jesús. Y cantan, sí. No paran de cantar: Nos ha salvado el Cordero!" 
6. Y entre todos celebran una espléndida liturgia que contrasta con nuestras celebraciones a menudo tan sencillas e incluso tan pobres. Pero estamos unidos a nuestros hermanos que nos han precedido y cantamos con ellos: La alabanza, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fuerza pertenecen a nuestro Dios por siempre jamás más. Amén".
7. Uno de los personajes que se encuentran ante el trono de Dios nos explica que toda esta inmensa multitud ataviada con vestidos blancos, ha pasado la misma prueba, que también pasamos nosotros: la persecución, la incomprensión, el escarnio, el menosprecio el hecho de querer vivir una vida cristiana coherente.
8. No es una multitud compuesta de personas anónimas, sin nombre y sin voz. No. Todas tienen nombre y apellido. Comparten la misma casa  de Dios y gozan de su felicidad. No molesta el hambre ni la sed ni el ardor del sol. Tienen un Pastor excepcional: él, antes de ser pastor, ¡EL PASTOR!,  ha vivido la condición y las limitaciones del Cordero. Y nos conduce hacia el Padre, un Padre tan bueno y nos enjugará todas las lágrimas de nuestros ojos como sabe hacerlo una madre...
9. Jesús nos conoce, y mantiene una relación personal y viva con cada uno de nosotros. Esto nos lo significa y realiza en cada comunión que recibimos en la celebración de la Eucaristía. Es el beso que nos da y que patentiza el amor personal que nos tiene. Nosotros lo seguimos y nos da la vida eterna. Y como que nos estima y nos conoce como el Padre nos conoce y nos ama, él nos guarda y nos ampara y nadie nos podrá arrancar de sus manos.
10. Ya ven: los cristianos tenemos todos el números para vivir felices. Jesús nuestro Pastor nos guía y nos ilumina por los caminos no siempre plácidos de esta vida. Y nos garantiza la vida plena con Él,  con el Padre, y con toda la multitud de hermanos y germanas nuestros que han llegado antes que nosotros y nos alienta a continuar con gozo y esperanza nuestro camino.

Texto: J. Sidera cmf
Foto:www.abc.es

jueves, 14 de abril de 2016

JESUCRISTO, ENCARNACION DE LA MISERICORDIA DE DIOS...



DOMINGO III DE PASCUA: "...echad las redes..."

1. A veces pensamos que la aceptación de resurrección de Jesús fue cosa de coser y cantar. En realidad pasó un período de contactos más o menos frecuentes con Jesús que los iba preparando paso a paso para el tiempo nuevo que la resurrección inauguraba. El ojo necesita un tiempo para acomodarse a la luz desde la oscuridad.
2. Mientras no veían en qué acabaría la historia de Jesús, Pedro convence a sus compañeros de volver a su antiguo oficio de pescadores hasta que el horizonte no se aclarase.
3. Toda la noche echando las redes y nada. De repente aparece en la playa una figura humana… un tanto impertinente. ¿Tenéis para desayunar? ¡No! ¿Qué no más seco y amargo?  Ea, echad las redes donde están los peces… ¡Es el Señor!!! ¡Cuántas emociones y experiencias en tan poco rato!
4. Ya tenemos a Pedro echándose al agua para alcanzar al Señor. Y a los otros compañeros arrastrando la red con 153 peces de los grandes. Y la red sin rasgarse…  Es más. El Señor ya les tiene el desayuno preparado: pescado a la brasa y pan. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da. Igual hace con el pescado. La escena tiene todo el encanto de la eucaristía. Una vez más reconocieron a Jesús cuando les repartía el pan y el pescado. Evoca la escena del encuentro con los dos de Emaús… Ninguno se atrevía a preguntarle quién era. ¡Sabían que era el Señor!
5. Ahora Jesús y Pedro mantienen una conversación emocionante. Pedro, ¿me amas, me quieres? ¡Claro que sí!  Apacienta a mis ovejas. Son mías, no tuyas. Pero sé tú su pastor, el buen pastor capaz de dar la vida por ellas, como lo soy yo. Así me mostrarás tu amor. Muéstramelo así. Sin amor no podrás atender a las personas.
6. Las tres veces que Jesús confía a Pedro el oficio de pastor, expresan un testamento. En tiempo de Jesús, cuando el testador, ante testigos, repetía tres veces su última voluntad, su palabra tenía la fuerza de testamento. Las palabras de Jesús tienen pues un largo alcance  eclesial. Como también lo tiene el hecho de que la red no se rompa a pesar de la cantidad y variedad de peces. La iglesia de Jesús es una, abarca a todo el mundo. Nadie tiene derecho a quedarse una parte de ella como si fuera suya. El Pastor –Jesús- es único. Y Pedro lo  visibiliza al frente de la comunidad de discípulos de Jesús. La red –la iglesia- también es una.
7. Jesús proyecta un rayo de luz sobre la figura de Pedro. Será pastor como Jesús y dará la vida como y por Jesús en la cruz. Cuando eras joven, le dice Jesús, ibas a donde querías predicando y haciendo muchas cosas buenas. Llegará el día en que no puedas hacer nada. Jesús hablaba de la manera con que daría gloria a Dios. Pedro dará gloria a Dios cuando actúe y se mueva, cuando viaje y cuando proclame el evangelio. Y dará gloria a Dios cuando, incapaz ya de hacer nada, muera en la cruz. Cuando no podemos hacer nada, es el momento de entregar a Dios lo único que quiere de nosotros: a nosotros mismos. Como Jesús y como Pedro en la cruz
8. Sígueme, Pedro, le dice Jesús -y nos lo dice a nosotros- . Es el llamamiento definitivo después de muchos llamamientos a lo largo de nuestra vida. Alimentados con la Palabra y la Eucaristía, decidámonos una vez más seguir Jesús. ¿Por qué camino? Por el camino del amor. Haz de pastor, cuida de mis hermanos: los más pobres, los más necesitados, los más próximos como el marido, la esposa, los hijos, los abuelos, los vecinos, los conciudadanos… Con un corazón muy grande en el que quepan las personas del mundo entero, con sus anhelos por un mundo mejor hecho de amor, de justicia, de paz, de hermandad, de libertad.
9. Así lo hizo Pedro. Es su momento, plantó cara a los poderes de este mundo cuando pisoteaban la conciencia o la dignidad de las personas. Y dio testimonio de Jesús ante el  sanedrín. Y  pronunció una de aquellas frases que marcan época en la historia de la humanidad: hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Hay que obedecer la conciencia antes que las leyes inhumanas, injustas y  deshumanizadoras. Es la actitud del buen pastor que hace de su vida un servicio. Sirviendo al pueblo no sirviéndose a si mismo. 

Texto: J. Sidera cmf
Foto: Cultura y Fe hoy

miércoles, 6 de abril de 2016

lunes, 4 de abril de 2016

DOMINGO II DE PASCUA: "Felices quienes creerán sin haber visto"

1. La primera  comunidad cristiana se reunía a menudo en el  templo de Salomón. Era un polo de atracción para los no cristianos, que se acercaban a ella con respeto y simpatía. Se adherían a la comunidad que así iba creciendo poquito a poco. Les atraía  especialmente la  acción caritativa de  aquellos  discípulos de Jesús.  Da la  impresión de que la  comunidad de  Jerusalén era  como un hospital de  campaña,  como  diría el Papa Francisco.  A ella  acudían  enfermos de  todo  tipo  y de todas  partes. Y Pedro  parecía la presencia de Jesús  resucitado e incluso obraba prodigios más  impactantes que Jesús:  hasta  su  sombra  ejercía un poder  curativo.
2. San Juan, en Patmos, recibe una  visión  maravillosa de Jesús  Resucitado, una visión que le impresiona  profundamente. Un domingo, el  día del  Señor,  Jesús se  le  hace presente  y  le  confía un  encargo  urgente:  escribe. Sí,  escribe a  las  comunidades sobre  su presente  y  su  futuro. Para valorar su  trabajo, para  enmendar  sus  errores  y para  animarlas a  salir  adelante a pesar de  las dificultadas.  También este  domingo,  como  todos  los  domingos, Jesús  manda un  mensaje a  las  comunidades  cristianas,  también a la  nuestra.  ¿Qué  mensaje,  qué carta  nos  escribe  hoy?
3.  Nos  escribe lo que ocurrió en dos  domingos  sucesivos. Jesús se  hace presente a  los  discípulos reunidos en un  espacio  cerrado a cal y canto por el miedo el  miedo.  Pero  las  puertas  y  ventanas por muy  cerradas que estén no  impiden Jesús hacerse presente a  los que ama.  Estoy con vosotros  día  detrás  día  hasta que el  mundo   alcance  su plenitud.  Donde  hay dos o tres de  reunidos en mí nombre, allí   estoy  yo, en  medio de  ellos.  Los  llena de  alegría  y de  paz.  Les  muestra  las  marcas de  su  pasión: Es el mismo que colgaba de la  cruz, el   crucificado.  Pero de forma  nueva,  pleno de vida  y portador de vida.
5.  Él ha  cumplido  su  misión. Ahora toca a los  discípulos continuarla.  Como el  Padre me ha  enviado,  ahora hueso  envío  yo.  Nos  lo  dice  también a  nosotros,  a los  cristianos de hoy.  Pero es una misión demasiado  grande para  nuestros  miedos  y  prejuicios  y   nuestra pereza mental. No  tengáis  miedo,  nos  dice.  Él alienta sobre nosotros y nos infunde Espíritu  Santo. Él nos dará fuerza y luz para continuar la misión de sentirnos  perdonados  y  transmisores de  perdón.
6.  Aquel  domingo Tomás no estaba con  los  otros  discípulos.  Y no  encontrará a Jesús  hasta que vuelva a la  comunidad.  Y  cuando lo encuentre  ya no  necesitará ver y tocar para  creer en Jesús.  Lleno de fe y alegría pronuncia la proclamación  nunca oída  y  más  extraordinaria sobre Jesús:  SEÑOR  MÍO  Y  DIOS  MÍO.  Además ha  arrancado de  labios del  Resucitado la  bienaventuranza  más  consoladora para  nosotros. Es la carta, el  mensaje que  hoy  nos  envía: «¿ Porque me has  visto has  creído? Felices  quienes  creerán  sin  haber  visto». Sí,  creemos que Jesús es el Mesías, el  Hijo de  Dios.  Y  podemos  apropiarnos las  palabras de  san Pedro los  cristianos dispersos por   todas  partes: Lo amáis sin haberlo visto y, creyendo en él sin verlo todavía, os alegráis con gozo indecible y glorioso, ya que vais a recibir, como término de vuestra fe, la salvación personal.
7.  Mantengámonos  fieles a la  misa de cada  domingo. Jesús  nos  espera para  partirnos el  pan y para  estimularnos a  amarnos  los  unos a  los  otros tal  como  él ama. Aceptemos gozo  y  confianza el  encargo que  hoy  nos  hace:  Como el  Padre me ha  enviado,  así os envío  yo a  vosotros…  Continuemos con  sencillez  y  alegría la  misión que  nos  confía.  Contemos con la  fuerza del  Espíritu de  Cristo  resucitado.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: www.carmelitasmisioneras.org

viernes, 1 de abril de 2016

CONVICCIONES PARA SER TÚ MISMO (y X)

Finalizamos este viernes la serie CONVICCIONES PARA SER TÚ MISMO,
por Mons. Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón.
Diez minimensajes de 1'45" aproximadamente cada uno para insertar
 en tu web, en tu facebook, en tu wasap, en  tu grupo de amigos o entre tus conocidos.


Realización: Cultura y Fe hoy (culturayfehoy.blogspot.com.es), 2016.