sábado, 13 de febrero de 2016

PLÁNTALE CARA AL HAMBRE, SIEMBRA.

Señor, todo lo hiciste bueno. Muy bueno.
Y más y mejor: al hombre y a la mujer “a tu imagen y semejanza”.
¿Qué ha pasado para que el hombre tenga hambre por culpa de los hombres?

Hay hambre en el mundo. Plántale cara.
No te quedes parado y no digas: “no se puede hacer nada”.
“Un solo obstáculo en la lucha contra el hambre sería insuperable: creer
la victoria imposible”.
Es posible sembrar.
Es necesario. ¡Siembra!
Todos estamos implicados.

Jesús se compadecía de tantos que no tenían qué comer.
Les dio pan y sobró.
Nos dio su vida. ¿Qué hacemos con ella?
¡Siembra vida, amor, compasión y misericordia!
Toda persona es digna de vida.
Nadie debe ser excluido, al menos, de ser alimentado.
¡Plántale cara al hambre! Siembra justicia, responsabilidad, compromiso.

Tierra. Agua. Semilla. Cosas precisas para sembrar.
Pero no basta,
De frente a la guerra contra el hambre…
Yo: tengo que ser buena tierra, buena agua, buena semilla.

Señor, tú has sembrado generosamente.

¡Ayúdanos! 




Texto: J.M. Ferrer
Foto: manosunidas.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario