lunes, 29 de febrero de 2016

DOMINGO III DE CUARESMA

1. El Éxodo  nos descubre dos aspectos muy luminosos sobre Dios: No es  un Dios lejano, impasible, el primer motor inmóvil de  Aristóteles, sino un Dios personal y sensible, que ve, oye y conoce la opresión de su pueblo y lo quiere liberar. Se  compromete a fondo en ello y  compromete también a Moisés. Lo necesita y cuenta con él.
2. Revela su Nombre: Yo soy el que soy. YHWH, el nombre inefable. El Apocalipsis de san Juan lo traduce así: El que  es, el que era y el que viene: siempre presente y acompañando siempre al que está dispuesto a colaborar con Él  en la liberación de cualquier pueblo oprimido o de cualquier  persona agobiada.
3. San Pablo, los cristianos de Corinto, y también a nosotros, nos dice que la acción generosa de Dios supone y exige la respuesta generosa del pueblo. No bastó a los israelitas salir de  Egipto a través del mar rojo o alimentarse del maná o beber del agua milagrosa de la roca de Horeb. Les faltó la fidelidad a la alianza: idolatraron, murmuraron, no siguieron el camino de Dios. Y casi ninguno de los que  salieron de Egipto  entró en la tierra prometida. Ni siquiera Moisés.  San Pablo nos dice que tampoco nosotros no podremos presumir de nuestro bautismo, confirmación y comunión si no vivimos como personas salvadas y amadas, llamadas a seguir a Jesús y a vivir como él vivía. Si los sacramentos no nos conforman a Jesús, no sirven de nada. Hace falta coherencia entre fe y vida.
4. En la misma línea tenemos la palabra de Jesús. Si san Pablo nos ponía ejemplos sacados de la Biblia, Jesús los saca de la crónica del día. Unos galileos murieron asesinados en el templo por la furia del gobernador Poncio Pilato. Unos 18 ciudadanos murieron aplastados bajo la torre de Siloé. ¿Qué pecado habían cometido unos y otros para acabar así?
5. Jesús empieza deshaciendo la falsa idea de que cualquier catástrofe, causada por el hombre o por la naturaleza, tenga nada que ver con el pecado de las víctimas. Es una cuestión inútil y sobre todo perjudicial porque desvía la atención de la realidad. Los muertos, asesinatos o aplastados, no eran más culpables que los otros galileos o que los conciudadanos aplastados.
6. Ante unos hechos tan dramáticos, Jesús nos encara con nuestra realidad personal. Si a mí me ocurriera algo parecido, ¿en qué relación espiritual me encontraría con Dios? Sucesos como los mencionados o semejantes son una llamada de Dios a convertirme. A vivir de forma que, en cualquier momento de la vida en que me sorprenda la muerte, esté dispuesto a presentarme ante Dios: unido a él y a los hermanos por el amor. Los hechos de vida son el lenguaje con que Dios me habla. Tengo que ser capaz de comprenderlo.
7. Jesús me llama a la conversión con la parábola de la higuera infructuosa. Le dan todavía un año de respiro. Si continúa estéril, cortarla y dejar espacio para otros árboles productivos. El tiempo que Dios me da es un tiempo de gracia para rehacer mi relación con Dios, con los demás, con la naturaleza. Un tiempo para convertirme.
8. La conversión comporta un cambio de dirección, el paso de una fe, afortunadamente  heredada, a una fe conquistada activamente como respuesta al llamamiento de Dios y a la acción del Espíritu Santo. Supone autenticidad y coherencia entre fe y vida. Es un acto absolutamente personal, que nadie, ni Dios siquiera, puede hacer en mi lugar.
9. San Luis Gonzaga estaba jugando a ajedrez cuando alguien le dijo:  Luis, si te dijeran que de aquí a una hora morirás, ¿qué harías?  -Continuaría jugando hasta acabar la partida. Si tienes el alma limpia y haces bien lo que estás haciendo, ¿qué preparación mejor para presentarme ante Dios?



Texto: J. Sidera cmf
Fotos: arbolesymedioambiente.es
astridcallejas34.blogspot.com

domingo, 21 de febrero de 2016

DOMINGO II DE CUARESMA: EL MONTE TABOR

1. Cuando Dios se compromete con Abram y su descendencia, se  compromete a fondo. Lo significa pasando en forma de llama de fuego por medio de las víctimas sacrificadas. Era una manera de decir que estaba dispuesto a correr la misma suerte de las víctimas si no cumplía su palabra.
2. Pero no todos los cristianos de Filipos estaban tan dispuestos a mantener su fidelidad a Cristo cuando su seguimiento comportaba la cruz. Estaban demasiado aferrados a sus intereses. Pero en su conjunto la comunidad cristiana de Filipos era formada por cristianos decididos y generosos - hermanos queridos y añorados,  que eran el gozo y la corona de san Pablo.
3. Jesús también se ha comprometido a fondo en la misión que el Padre le ha confiado. Entra de lleno en el entramado de las libertades humanas. Un entramado con sus momentos hermosos  y sus momentos amargos, con éxitos clamorosos y fracasos estridentes, con la aceptación entusiasta de muchos y con el odio  violento de otros lo rechazarán y se lo sacarán de en medio escarneciéndolo y clavándolo en la cruz.
4. Como que Pedro y sus compañeros no lo comprendían, Jesús  los invita a subir con él a la montaña del Tabor a orar y mirar la vida, el pasado, el presente y el futuro con la perspectiva que da verla desde la cumbre y a la luz de Dios. Mientras ora, a Jesús le sale en forma de luz y de gloria la divinidad que lleva dentro.
4. Se presentan Moisés y Elías. Los tres conversaban del “éxodo”, de la salida penosa de Jesús de este mundo al Padre, en Jerusalén,  hasta llegar a la  resurrección. Moisés y Elías sabían bien de qué iba, ellos que  habían experimentado su éxodo personal a través del desierto y su encuentro con Dios en la montaña de Horeb.
5. Cuando Pedro se despierta se  encuentra tan bien en el Tabor con Jesús, Moisés y Elías, que se querría retenerlos consigo para. ¡Con qué gusto dormiría al raso mientras ellos dispusieran de una tienda para cada uno!
6. De pronto la nube, símbolo de la presencia de Dios, los cubre. Pedro, Santiago y Juan  se asustaron. Presentía que su suerte y la de Jesús se fundían en una misma suerte. En este momento resuena con fuerza la voz del Padre: «Este es mi Hijo elegido; escuchadlo».  Sí, es mi Hijo tanto cuando era bautizado en el Jordán y superaba las tentaciones en el desierto como cuando pasa por todas partes haciendo el bien. Y también cuando el “premio” de su actuación es la incomprensión, el rechazo y el odio de los poderes fácticos de este mundo que se lo echan de encima como un estorbo. Escuchadlo: Él es el camino, la verdad y la vida.
7. Elías y Moisés han cumplido su misión y se retiran. Y tres discípulos se encuentran con Jesús solo. Desde ahora con Jesús  tienen bastante.
8. Miren, la misa que celebramos es un momento de encuentro con Jesús en Tabor. En ella escuchamos la voz de Moisés y los Profetas, que es una manera de denominar la Biblia. Nos hablan de Jesús. En el Evangelio es Jesús mismo quien nos habla. Y nos quedamos con Él. Incluso sentimos su presencia cuando comulgamos. Y nos sabemos hijos en el Hijo.

9.  ¡Ojalá que en la Eucaristía nos encontráramos tan bien que nos supiera mal tenernos que ir aunque sea en paz. Pero nos reincorporamos a la vida de cada día animados con el mismo Espíritu de Jesús. Él será nuestro alimento durante el camino y nos  guiará con la luz de su Palabra.


Texto: J. Sidera cmf
Foto: www.primeroscristianos.com

domingo, 14 de febrero de 2016

CENIZA CONTRACULTURAL, ¡TOMA YA!


Miércoles de ceniza.
Contracultural.
En una sociedad donde se premia lo joven y lo guapo, considerarse pecador y ponerse ceniza no es lo políticamente correcto.
Somos verdaderamente  revolucionarios.
Ánimo para seguir contracorriente.
Buen camino hacia la nueva vida de la Pascua para todos.

Paz y Bien para todos.


Texto: J.M. Ferrer
Foto: Cultura y Fe hoy

DOMINGO I DE CUARESMA

1. Estamos ya en plena cuaresma como camino hacia la pascua. Un camino que empezamos con Jesús en el desierto donde él pasó un tiempo de prueba y de adaptación a la nueva vida de heraldo de la buena nueva.
Herodes ha metido en la cárcel a Juan Bautista porque no podía soportar sus reproches. Todo un presagio para Jesús que  torna su relevo. Apenas bautizado, Jesús ora intensamente y experimenta la manifestación de Dios: se abre el cielo,  baja el Espíritu en forma visible y oye la voz del Padre: Tú eres mi Hijo, muy amado, estoy muy contento de ti.
2. Jesús tenía unos 30 años y era hijo –o así se lo pensaba la gente- de José, el último eslabón de una cadena que llega hasta Adán, creado directamente por Dios. Es el árbol genealógico que trae san Lucas y que subraya la humanidad de Jesús y su vinculación a la historia humana.
3. Jesús, hasta ahora el excelente carpintero de Nazaret, se ve abocado a una misión nueva y difícil: anunciar que Dios se dispone a reinar, a intervenir para realizar en el mundo su proyecto de amor hacia los hombres, especialmente los más vulnerables y necesitados. Jesús necesita un tiempo para adaptarse y prepararse a la nueva situación. Son los cuarenta días que,  impulsado y acompañado por el Espíritu, pasará en desierto, dedicado a hacer un profundo discernimiento. Cuarenta días es un número simbólico. Recuerda los 40 años de Israel por el desierto, los 40 días de Moisés y Elías en la montaña de Horeb.
4. Jesús tiene claro el proyecto del Padre. Pero no tiene tan claro el modo de realizarlo. Puede seguir un camino fácil: decir a la gente lo que la gente quiere oír, lo que lo halaga, lo que le conviene. Estos días pasados nos proponían como el último grito del progreso y de la cultura el exceso y la transgresión. Es la tentación del facilismo seductor: lograr la felicidad a base de droga, de alcohol y del abuso de las personas. Aprobar el curso sin estudiar.  O hacer dinero fácil con mil trapicheos, escalar posiciones sociales o políticas vendiéndose el alma al diablo. Es el camino ancho que acaba en frustración y deshumanización.
5. El diablo ataca a Jesús por este flanco. ¿Eres el hijo de Dios? Luego tienes unos superpoderes que nadie tiene. Aprovéchate... No tienes por qué pasar hambre. ¿Necesitas hacerte famoso y ganar prestigio? Échate campanario abajo. Hoy le diría: Sal en la tele, echa proclamas con promesas imposibles y palabras deslumbrantes.  No tengas miedo. Los ángeles están pendientes de ti.  O bien, ¿por qué no?, hagamos un trato, le dice el diablo: yo tengo la clave de los poderes financieros, sociales, políticos y mediáticos del mundo.  Dios me los ha dado y yo los reparto a los que quiero. La condición no puede ser más sencilla: te arrodillas ante mí y todo esto será tuyo...
6. Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre como uno de nosotros, viene a enseñarnos el camino para llegar a ser hombres cabales, libres y responsables, capaces de discernir y de escoger no lo que nos gusta sino lo que nos hace más personas. Un camino más bien estrecho. San Pablo habla del atleta que se somete a un entrenamiento de  años para ganar una corona que luego se marchita.
7. Jesús escogió el camino más difícil y empinado: renuncia al facilismo de un mesianismo de vuelo gallináceo. Su misión gira entorno a la libertad y a la dignidad del hombre, de todo hombre, por muy abajo que esté en la escala social: lo cual supone sufrimiento, incomprensión, generosidad, dispuesto a prestar por amor el servicio más humilde, hasta lavar los pies,
8. Durante esta cuaresma nos puede convenir acompañar a Jesús al desierto: buscar espacios de silencio, de soledad, para meditar y orar. Prestar oído atento al Espíritu Santo que desde dentro nos guía y susurra: Abbà, Padre. Eres un hijo muy amado y tienes una misión única en este mundo. El hombre no vive sólo de pan. No te expongas a situaciones límite obligando Dios a intervenir. Dios es el Señor: no te arrodilles ante nada ni nadie. Dios  es el garante de tu dignidad y de tu libertad.
9. No olvidemos que toda la vida es un banco de pruebas, como la de Jesús. Siempre deberemos superar la tentación del facilismo, de hacer sin sentido crítico lo que todo el mundo hace, de renunciar o disimular nuestra condición de cristianos. Tenemos el ejemplo de Jesús. En la cruz sufrirá la tentación suprema y a la vez experimentará el mayor amor del Padre expresado en la resurrección.

Texto: J. Sidera cmf
Fotos: varios por Cultura y Fe hoy

sábado, 13 de febrero de 2016

PLÁNTALE CARA AL HAMBRE, SIEMBRA.

Señor, todo lo hiciste bueno. Muy bueno.
Y más y mejor: al hombre y a la mujer “a tu imagen y semejanza”.
¿Qué ha pasado para que el hombre tenga hambre por culpa de los hombres?

Hay hambre en el mundo. Plántale cara.
No te quedes parado y no digas: “no se puede hacer nada”.
“Un solo obstáculo en la lucha contra el hambre sería insuperable: creer
la victoria imposible”.
Es posible sembrar.
Es necesario. ¡Siembra!
Todos estamos implicados.

Jesús se compadecía de tantos que no tenían qué comer.
Les dio pan y sobró.
Nos dio su vida. ¿Qué hacemos con ella?
¡Siembra vida, amor, compasión y misericordia!
Toda persona es digna de vida.
Nadie debe ser excluido, al menos, de ser alimentado.
¡Plántale cara al hambre! Siembra justicia, responsabilidad, compromiso.

Tierra. Agua. Semilla. Cosas precisas para sembrar.
Pero no basta,
De frente a la guerra contra el hambre…
Yo: tengo que ser buena tierra, buena agua, buena semilla.

Señor, tú has sembrado generosamente.

¡Ayúdanos! 




Texto: J.M. Ferrer
Foto: manosunidas.org

viernes, 12 de febrero de 2016

CONVICCIONES PARA SER TÚ MISMO (III)


Realización: Cultura y Fe hoy; 2016

MONS. DAMIÁN IGUACEN CUMPLE 100 AÑOS

Emotivo homenaje de la diócesis de Huesca a Mons. Damián Iguacen, obispo emérito de Tenerife, por sus 100 años
Mons. Damián Iguacen Borau, obispo emérito de Tenerife, ha celebrado hoy sus cien años rodeado de cientos de personas, entre autoridades religiosas y civiles, prelados, sacerdotes, familiares, amigos y fieles, que lo han acompañado durante la celebración de la palabra, que ha tenido lugar en la Catedral de Huesca, a las 12:30 de la mañana. La diócesis de Huesca ha organizado esta Eucaristía, como homenaje a los cien años de vida del prelado y en ella, se han recordado también sus casi 75 años de servicio a la iglesia.
La Eucaristía ha estado presidida por Mons. Julián Ruiz, obispo de Huesca y de Jaca, y concelebrada por el propio Mons. Damián Iguacen y por otras autoridades religiosas, unos 14 prelados y alrededor de 70 sacerdotes, tanto representantes de diferentes diócesis de la geografía española como diocesanos.
Entre otras personalidades, hay que destacar la presencia del cardenal, Mons. Carlos Amigo y del secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, quien se ha referido a D. Damián como “un ejemplo de dedicación a la iglesia. En él, con los años permanece esa frescura evangélica de un pastor, su delicadeza, su cariño, su cercanía a la gente, que en el fondo es la cercanía a Dios que ha mantenido”.
Asimismo, han asistido prelados y obispos eméritos de las otras diócesis aragonesas y Mons. Jesús Sanz, actual arzobispo de Oviedo y anterior prelado oscense. El predecesor de D. Julián, ha reconocido que “volver por cualquier motivo a Huesca siempre es motivo de mucha alegría. En este caso, de los cien años, que no son pocos, de D. Damián Iguacen, que era para mí el hermano mayor que yo no tuve, por ser el mayor de mis hermanos. Contar con él cuando comenzaba mi andadura como obispo, sus consejos, su testimonio, su cercanía, su sencillez, fue para mí como esa seguridad que tienes en alguien que miras hacia arriba y te acoge, te abraza y tú te sabes, enormemente, acompañado. Por eso, es una alegría para la diócesis, para él, personalmente, y para todos los que le estamos acompañando en este día especial, hoy, en Huesca”.
En los minutos previos a la celebración, el obispo de Huesca y de Jaca, Mons. Julián Ruiz, ha subrayado que “hoy es un de fiesta para todos y muy entrañable. Lo hemos preparado con cariño y podemos decir que los cien años de vida de D. Damián han sido un regalo”. Además, D. Julián se ha mostrado agradecido con él por “todo lo que significa una vida de servicio, de sencillez… Es un ejemplo para todos, un estímulo”.
Antes de que comenzase la celebración D. Damián ya se mostraba emocionado al saberse tan querido y ver tantas personas que se han desplazado en este día para acompañarlo en su aniversario. Por ello, ha dado “gracias a Dios y a vosotros”, refiriéndose a todas esas personas que han hecho posible este día, y ha añadido, “he hecho todo lo que sabía hacer y con toda ilusión y veo que algún fruto ha tenido”.
Transcurridos unos minutos de las 12:30 horas, ha comenzado la Eucaristía con una procesión por el interior de la Catedral. Mons. Julián Ruiz, en su homilía ha comentado que “esta celebración tiene un triple objetivo: dar gracias a Dios por Don Damián, dar gracias a Dios con D. Damián y dar gracias a D. Damián” y ha repasado su trayectoria pastoral y su recorrido por las diferentes diócesis en las que ha servido.
Al concluir la Eucaristía, el obispo oscense ha leído dos cartas, una en nombre del cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, y otra del cardenal Marc Ouellet, de la Congregación para los obispos. Por su parte, el obispo D. Bernardo Álvarez, ha puesto voz a unas palabras del Papa dirigidas a Mons. Iguacen. En este mensaje, Francisco “se une espiritualmente a la acción de gracias a Dios por los dones recibidos en su dilatada vida de pastor y de servicio generoso a la Iglesia”. El obispo de Roma “le asegura un recuerdo en sus oraciones para que el Señor le acompañe siempre en su bondad y le conceda abundancia de paz y serenidad espiritual”. El mensaje concluye encomendando al obispo emérito de Tenerife a la protección de la Virgen María e imparte la bendición apostólica.

El homenaje ha concluido con la intervención de un emocionado obispo, D. Damián, que como es habitual en su carácter puso un toque de humor, al recomendar a todos los presentes un secreto para llegar a los cien años. “Una receta que a mí me ha ido muy bien. Me ha gustado el arte, he trabajado bastante en el arte religioso y he comprobado las cornucopias, cómo las adornan. Que sepamos hacer una cornucopia para enmarcar nuestra vida. Con cuatro lados: Señor. Sí. Aquí estoy. Amén. Aleluya. Demos gracias al Señor y que lo bendigamos para siempre”.


HOMILIA DE MONS. JULIÁN RUIZ, OBISPO DE HUESCA Y DE JACA 
0) En este Viernes después de Ceniza Isaías nos advierte sobre el tipo de ayuno que agrada al Señor: “soltar las cadenas injustas, desatar las correas del yugo, liberar a los oprimidos, quebrar todos los yugos, partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos”.
Israel consultaba al Señor y deseaba conocer su voluntad, como si fuese un pueblo que practicase la justicia y no descuidase el mandato de Dios. Pero, en realidad, no era así.
El profeta nos exhorta, en definitiva, a practicar las obras de misericordia que nos deben acompañar en este Año extraordinario de la Misericordia.
El Papa Francisco escribe en la Bula de convocación “Misericordiae vultus”: “Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina” (MV 15).
Isaías anuncia: “Entonces romperá tu luz como la aurora, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor, y te responderá; gritarás, y te dirá: "Aquí estoy"”.

A) Nuestra celebración tiene un triple objetivo: 1) Dar gracias a Dios por D. Damián; 2) dar gracias a Dios con D. Damián; 3) dar gracias a D. Damián.
1. Dar gracias a Dios por D. Damián
Mons. D. Damián Iguacen Borau nació en Fuencalderas, provincia de Zaragoza, y ha sido obispo de Barbastro, de Teruel y de Tenerife. Fue ordenado sacerdote del presbiterio de Huesca, por Mons. Lino Rodrigo Ruesca, el 7 de junio de 1941. Ha dedicado gran parte de su vida a impartir ejercicios espirituales en la península y las islas, en Cuba, Argentina, Brasil, Italia y Francia. Además, ha impulsado y promovido muchas iniciativas en ámbitos como la educación prematrimonial, la juventud, los enfermos, o el patrimonio cultural de la Iglesia.
Fue párroco en diversas parroquias en la diócesis de Huesca, de 1941 a 1944. Sus primeros pasos sacerdotales los dio en Ibieca, Aguas, Liesa, Panzano y Santa Cilia, en la zona de Úrbez, en Torla, Fragen, Víu. Trabajó como vicerrector del Seminario de Huesca, de 1944 a 1948. Fue consiliario de Jóvenes y Mujeres de Acción Católica entre 1950 y 1969 y párroco de San Lorenzo de Huesca, entre 1955 y 1969.
En 1969 recibió el encargo de Administrador apostólico de Huesca, y fue nombrado Obispo de Barbastro, el 11 de octubre de 1970, hasta que en 1974 fue llamado a la diócesis de Teruel. En 1984, fue nombrado obispo de Tenerife, diócesis a la que sirvió hasta el 12 de junio de 1991, cuando la Santa Sede aceptó su renuncia y pasó a ser Obispo emérito.
En la Conferencia Episcopal Española perteneció a la Comisión Episcopal de Liturgia, de 1972 a 1981. De 1984 a 1993 presidió la Comisión de Patrimonio Cultural. Entre 1975 y 1978, formó parte de la Comisión para la Vida Religiosa y volvió a formar parte de la misma de 1981 a 1984.

2. Dar gracias a Dios con D. Damián
Nos unimos a su acción de gracias personal, a su oración sacerdotal y episcopal. Nos unimos a su plegaria agradecida por tantos dones y tantos frutos.
Damos gracias a Dios con D. Damián porque el Señor se ha servido de este gran Obispo para realizar centenares de tandas de ejercicios, para acompañar espiritualmente a muchas religiosas, a obispos, sacerdotes y seglares.
Sus iniciativas en la pastoral de la salud, en los cursillos prematrimoniales, en la valoración, mantenimiento y conservación del patrimonio cultural, han sido pioneras y de gran calidad. 
            En una reciente entrevista, D. Damián ha dicho: “La Iglesia crea arte para anunciar el Evangelio porque, todo eso que nos gusta, tiene una trascendencia. No nos quedemos en lo bonito que es o en la técnica. El patrimonio nos lleva a Dios, que es la belleza.
Damos gracias a Dios con D. Damián porque podemos pasar de lo bonito a la belleza. El Papa Benedicto XVI dijo: “la belleza es prueba evidente de la fe o signo luminoso de Dios y su manifestación o epifanía” (Coloquio con los sacerdotes en la catedral de Bressanone, 6 agosto 2008). La “via pulchritudinis”, el camino de la belleza, nos lleva hacia Dios.

3. Dar gracias a D. Damián por su estilo de vida, por su coherencia, por su sencillez, por su trabajo constante y silencioso, por sus cartas sobre la Virgen María que cada año nos han acompañado en forma de felicitación navideña y como un modelo de virtudes que nos estimulan y comprometen.
“Santa María del buen humor”; “Santa María, Virgen digna de reparación” (1999); “Santa María, Virgen de las espigas”; “Santa María, Virgen intrépida”; “Santa María, Virgen del stop”; “Santa María de la vida”; “Santa María de los que buscan”; “Santa María, Virgen coronada”; “Nuestra Señora del buen conversar”, son unos cuantos títulos que D. Damián nos ha propuesto a lo largo de los años para la reflexión y la oración.
Querido D. Damián: sabemos que hubiese deseado pasar este día en la serenidad de la residencia “P. Saturnino López Novoa”, en el recogimiento de su habitación, en la soledad y el silencio, como vivo testimonio de una forma de ser y de actuar, un estilo de servir y de acoger.
Pero le pedimos el sacrificio de dejaros compartir con Vd. unas horas. Para aprender, para contemplar, para agradecer.
El Papa Francisco repite con frecuencia que los ancianos son los que nos traen la historia, nos traen la fe y nos la dan en herencia. Son los que, como el buen vino envejecen, tienen esta fuerza dentro para darnos una herencia noble. El Santo Padre afirma que un pueblo que no custodia a los ancianos, un pueblo que no respeta a los ancianos, no tiene futuro, porque ha perdido la memoria.
Al recordar las etapas de su vida, volverán a su memoria los rostros de innumerables personas, algunas de ellas particularmente queridas. En sus recuerdos, tanto de acontecimientos ordinarios como de hechos extraordinarios, de momentos alegres y de episodios marcados por el sufrimiento, vemos cómo siempre mira al pasado con gratitud. Así se hace experiencia concreta lo que San Juan Pablo II deseaba para este milenio “recordar con gratitud el pasado, vivir con pasión el presente y abrirnos con confianza al futuro” (NMI 1).   

B) Queridos hermanos: el evangelio nos presenta a Jesucristo como el esposo que está con los discípulos. El simbolismo nupcial describe la peculiar relación de alianza que Dios ha realizado con su pueblo y el vínculo que Jesús establece con aquellos a quienes llama a “estar con Él” y ser sus discípulos.
            Hoy nuestra mejor ofrenda consiste en presentar nuestro corazón convertido, “quebrantado y humillado”, como dice el salmista, participando de la ofrenda de Jesucristo en la Eucaristía.
Deseamos que la luz de D. Damián sea como la aurora y que cada vez que invoque al Señor, oiga una respuesta cercana y constante: “Aquí estoy”. Damos gracias a Dios, “porque es eterna su misericordia”.

Texto: Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Huesca
Fotos: idem y Parroquia de Monzón

martes, 9 de febrero de 2016

MIÉRCOLES DE CENIZA

1. Durante la cuaresma oiremos con frecuencia la palabra conversión que comporta un cambio de mentalidad y un cambio de orientación. A veces nos cuesta precisar de qué nos tenemos que convertir. 
2. Señalemos varios tipos de conversión: 1) de malo a bueno: el hijo pródigo que vuelve a casa después de haber dado rienda suelta a sus caprichos. 2) De bueno a bueno: como Jesús. Era un buen carpintero y se convirtió en profeta anunciador del reino de Dios. 3) De bueno a mejor: hacer lo que hacemos pero con calidad nueva, superando la rutina, poniendo más atención, más ternura, más amor. 4) Y todavía una cuarta: convertirnos de la buena fe… Con buena fe a veces esparcimos rumores no contrastados, hacemos el vacío a ciertas personas, crispamos el ambiente en que nos movemos…
3. A estos ámbitos de conversión cuaresmal, podemos añadir en este año  la “conversión ecológica” de que trata el papa Francisco en la Encíclica “Laudato sii, Loado seas” que toma el nombre del “cántico de las criaturas o cántico del hermano Sol” de san Francisco de Asís. El Cántico de las criaturas nos recuerda que la tierra, nuestra casa común, “es también como una hermana, con quien compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos”. Y aun así a nivel mundial, los hombres destruimos la diversidad biológica; contribuimos al cambio climático; contaminamos el agua, el suelo, el aire: “Todo esto es pecado». La respuesta adecuada a este pecado es “la conversión ecológica mundial” hacia una ecología integral, que comporta inseparablemente la preocupación por la naturaleza, la justicia para con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior. La ecología cuida de la casa donde habitamos y nos relacionamos: nuestro mundo. ¿Qué podemos hacer para que el mundo sea una casa más habitable? Jesús nos  invita a limpiar las ventanas de la casa que nos comunican con los demás, con Dios y con la naturaleza.
4. Hemos tener en cuenta a los demás, en especial a los más pobres. En esta línea Jesús nos habla de la limosna que significa misericordia y que se expresa compartiendo lo que tenemos, especialmente con los desvalidos y más necesitados de amor y de cariño. Siempre con gran amor y discreción. Que la mano izquierda no sepa qué hace la derecha... Compartir también lo que somos y sabemos. Con amabilidad, ternura y delicadeza en el ámbito de la familia, de los vecinos, del trabajo.
5. Tener muy abierta la ventana del corazón a Dios, poniéndolo en el centro de nuestra vida. Si aún no oramos, procuremos iniciarnos en la oración. Dedicar un tiempo a leer la Palabra de Dios, aunque sea un pensamiento cada día. Podríamos probar de rezar cada día un Padre nuestro muy pausado, muy pensado, unidos a todos nuestros hermanos del mundo. Pensemos que de nuestro comportamiento puede depender que Dios sea “santificado”, es decir, conocido y estimado. Y que el pan de cada día llegue a todos. Que seamos generosos en perdonar y humildes para aceptar el perdón de Dios y de los hombres. Que superemos toda tentación de egoísmo, de confrontación, de división y las rencillas. Sería el Padre nuestro del año de la misericordia en toda su extensión.
6. El ayuno ecológico: hacer buen uso de las cosas. Que no nos dominen. Que no nos dejamos llevar del afán de comer por comer. Menos aún tirar las cosas que poden servir: alimentos, ropa, muebles. El profeta Isaías criticaba a los que, mientras ayunaban, miraban por su interés y eran más exigentes e injustos con sus trabajadores. O que se pasaban el ayuno entre pleitos. El ayuno que Dios aprecia es este: compartir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo y no despreocuparte de tu hermano. Serás un huerto bien regado, un manantial de aguas cuyas aguas nunca se agotan.
7. San Pablo resume todo lo dicho con unas palabras precisas: La gracia de Dios que salva a todos los hombres se ha manifestado,  enseñándonos a vivir en esta vida con templanza, respetando los derechos del prójimo y los de Dios.  Con sobriedad, “ecológicamente”, con  justicia y piedad.

Texto: J. Sidera cmf
Foto: http://parroquialainmaculadavalladolid.blogspot.com.es/

CULTURA Y FE HOY: PRIMER ANIVERSARIO


Cultura y Fe hoy cumple un año.
El 9 de febrero de 2015 iniciamos con ilusión un camino nuevo que creíamos poco desarrollado o poco contemplado: el tratamiento de la cultura y la fe conjuntamente; desarrollar la cultura desde una perspectiva de fe; ver con los ojos de la fe todos los aspectos culturales actuales.
Es una propuesta que lanzamos en su día y que estamos en esa línea, con la intención de ampliar y mejorar nuestra producción y trayectoria.
Se han ido acumulado muchas entradas, y para facilitar el acceso a todas hemos desarrollado el blog en secciones: Noticias, Frases, Artículos, Reportajes, Reflexiones, Libros y Entrevistas.

NOTICIAS: en esta sección hemos insertado distintas noticias actuales que acontecieron en distintos puntos geográficos y con personajes o colectivos de primera línea de actualidad. Destacamos:

  • "Noches claras", iniciativa de las delegaciones de Pastoral Juvenil y Vocacional de la diócesis de Barbastro-Monzón dirigida a los jóvenes.
  • En el Templo del Sgdo. Corazón de Jesús del Tibidabo en Barcelona, celebración de Hora Santa con las reliquias de San Pío de Pietrelcina.
  • Cristianos perseguidos. Testimonio de la Hna. Guadalupe del I.V.E. en Siria.
  • Encuentro Europeo de Jóvenes Avila 2015.
  • Este verano en una misión en Perú.
  • Santa Teresa de Jesús en Teruel, Zaragoza, Barcelona y Huesca a través del Camino de Luz.
  • Corpus Christi: festividad, caridad, adoración y evangelización en Barbastro, Barcelona, Binéfar, Fraga, Madrid, San Esteban de Litera, Tamarite de Litera, Zaidín y Zaragoza.
  • Cultura y Fe Hoy en la organizacón de la iParty iMisión 2015.
  • Catequistas y familias en la Sagrada Familia de Barcelona.
  • Nombramiento y ceremonia de ordenación del nuevo obispo de Barbastro-Monzón.
FRASES: en esta sección hemos incorporado frases breves de distintas firmas junto a imágenes para ilustrarlas. 

ARTÍCULOS: hemos incluido artículos de diversa temática procedentes de varias personas. Destacamos:

  • Objetivo: cambiar la realidad, de P. Montagut
  • Festividad de Todos los Santos, de J. Sidera cmf
  • Los centros concertados de Primaria-Secundaria-Bachillerato, las universidades católicas y... poco más, de la Redacción
  • Esperar la paz, de J.M. Ferrer
REPORTAJES: de amplio contenido gráfico e informativo, destacamos:
  • Festividad de Ntra. Sra. del Pilar.
  • Este verano una misión en Perú, con cinco entradas distintas.
  • Encuentro Europeo de Jóvenes, con tres entradas distintas.
  • Campamentos y colonias de verano para niños y jóvenes.
  • Camino de Luz de Sta. Teresa de Jesús recorriendo varias ciudades.
  • Festividad del Corpus Christi en diez poblaciones.
  • Nuevo obispo de Barbastro-Monzón.
  • Reportajes sobre monumentos y edificios artísticos e históricos en Loarre, Bolea, Barcelona, Roda de Isábena...
  • 23 de abril: libros y rosas.
REFLEXIONES: distintos artículos y comentarios de profundidad a cargo de J. Sidera cmf, J.M. Ferrer, P. Montagut y de la Redacción.

LIBROS: insertamos breves introducciones a libros de interés y que recomendamos desde este blog.


ENTREVISTAS: Pretendemos que los testimonios directos de distintas personas sean más abudantes y por eso queremos continuar. Hemos realizado cuatro entrevistas directamente a:

  • mons. Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón
  • Pedro Farré, presidente del MSC de Aragón
  • Juan Pablo Calvo, seminarista en Toledo
  • mons. José Luis Mumbiela, obispo de Almaty (Kazajstán)
Una nueva sección es CONVICCIONES, puesta en marcha hace dos semanas y que irá recogiendo hasta diez minimensajes grabados a mons. Angel Pérez Pueyo dirigidos fundamentalmente a los jóvenes.

En resumen:

  • Hemos realizado alrededor de 175 entradas; lo que supone una entrada nueva cada dos días.
  • Tenemos varios colaboradores literarios fijos y seguiremos incrementando el listado.
  • Nuestro archivo fotográfico se va incrementando paulatinamente. Queremos que las imágenes insertadas sean de elaboración propia o de colaboraciones.
  • Adjuntamos las entradas a facebook y twitter, disponiendo de un canal YouTube.
  • Nos ven desde todo el mundo, destacando España, Europa e Hispanoamérica.
  • Tenemos corresponsales y colaboradores en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Huesca y en otras poblaciones menores.
  • Damos apoyo sobre redes sociales a varias parroquias.
Seguimos con la misma ilusión del primer día. Queremos llegar a todos los públicos y en todos los lugares. En ocasiones supone un esfuerzo importante realizar las noticias y otras muchas entradas, pero no dejamos de intentarlo.
Nuestro agradecimiento a todas las personas que colaboran, a las que nos siguen, a las que nos escriben, a las que nos animan, a las que nos han felicitado por este primer año.
A todos, muchas gracias.




Texto: Cultura y Fe hoy
Foto: Cultura y Fe hoy. (La tarta es de verdad y nos la hemos comido).