martes, 19 de enero de 2016

NOCHES CLARAS, INICIATIVA PARA JÓVENES

"NOCHES CLARAS" ES UNA INICIATIVA DE LAS DELEGACIONES DE PASTORAL JUVENIL Y DE LA PASTORAL VOCACIONAL DE LA DIOCESIS DE BARBASTRO-MONZON DIRIGIDA A LOS JÓVENES.

Nuestro colaborador habitual mn José María Ferrer, delegado diocesano de medios de comunicación social de la diócesis de Barbastro-Monzón, nos introduce esta iniciativa en la que participa el obispo mons. Ángel Pérez Pueyo.

“La noche no interrumpe tu historia con el hombre”, recuerda un hermoso himno litúrgico para referirse a las obras salvadoras de Dios con la humanidad.  La Pastoral juvenil y vocacional de la diócesis, animada por el obispo, ofrece a los jóvenes un espacio de interiorización y de oración para que sea posible sentir por dentro y compartir por fuera. El milagro está en ver de noche. Grandes experiencias religiosas, que han dejado vidas marcadas con huellas imborrables, han sido en definitiva “ver en la noche de la propia alma”.

Orar en la noche. Pero no intentemos explicar el misterio. Dejémoslo oculto, escondido, casi como extraño, pero misterio en los repliegues del alma, que ayuda a vivir. No se puede vivir sólo de propagandas. Se vive gracias al misterio. El es el que llena de esperanzas el camino, el que sobrecoge de verdad el corazón, el que aquieta las aguas del espíritu hasta dejarlas claras y hartamente tranquilas. El misterio que vale es el que no tiene definición de libro, el que muestra la verdad sin explicarla, el que existe, diría ahora San Juan de la Cruz, “aunque es de noche”. El misterio no se pesa ni se  mide. Es en sí mismo, y sobra todo lo demás. Y se siente en la noche del alma, de manera clara, porque “la noche no interrumpe” la historia de amor que Dios, que es amor, ha hecho con el hombre, que necesita ser amado hasta para poder vivir. ¿No será el misterio más grande el misterio del amor? Y por eso la oración, si es verdadera, conduce, siempre, hasta el compromiso de la justicia y de la caridad.  Orar es amar.

Noches claras. No hay contradicción en las palabras. Hay continuidad. La claridad se goza después de la noche. Y si se puede soportar la noche es porque se acaba, poco a poco, al llegar el día.  



Texto: Cultura y Fe hoy
            J.M. Ferrer
Foto: cartel de la convocatoria




No hay comentarios:

Publicar un comentario