domingo, 18 de octubre de 2015

"LA FAMILIA, UN LUGAR PARA AMAR", TITULO DE LA VII JORNADA MATRIMONIO Y FAMILIA

ORGANIZADA POR "MANYANET SOLIDARIO" DE LOS HIJOS DE LA SAGRADA FAMILIA
Se ha desarrollado este sábado 17 de octubre la VII Jornada Matrimonio y Familia, organizado por la ONG "Manyanet Solidario" de los Hijos de la Sagrada Familia, en el colegio Padre Manyanet de Barcelona. Este año, dentro del Sínodo de la Familia, han propuesto dos temas importantes que han girado en torno a la familia: los padres y los adolescentes y la transmisión de la fe en familia. Han impartido las charlas los profesores Carlos Alsinet, profesor de Psicología Social de la Universidad de Lleida, bajo el título "Enhorabuena, tienes un hijo adolescente" y Javier Morlans, teólogo de la Facultad de Teología de Cataluña, con el título "La familia, transmisora de la fe".



En la primera intervención a cargo del profesor Alsinet ha comentado que en esta etapa de transición de los hijos se deben mencionar diversas características a tener en cuenta:
-consolidación de los cambios físicos, hormonales y psicológicos
-condiciones cognitivas del aprendizaje
-nuevas capacidades de razonamiento
-conocer y considerar las diferentes posibilidades de una situación
-construcción del pensamiento abstracto
-incertidumbres ante las decisiones
-potenciar y reforzar la relación con el grupo de iguales
-se establece la identidad sexual, vocacional, moral y de la propia persona
-momento de incertidumbre respecto a sí mismo y al mundo que lo rodea.
Y ha continuado comentando que "las experiencias y las transformaciones que se suceden en esta etapa de la vida no sólo les sobresaltan a ellos, sino también a todas las personas, principalmente a padres, madres, hermanos y hermanas que conviven con ellos, que tienen que  saber adaptarse a las características y necesidades que configuran esta etapa, introduciendo nuevas estrategias y habilidades en el proceso de interacción".
Finalmente el profesor Alsinet ha concluido diciendo que "el gran reto educativo de los padres y de las madres es asistir a sus hijos e hijas a cerrar una etapa y prepararlos para la edad adulta, acompañarlos a que sus inseguridades se vuelvan seguridades, que sus retos sean realidades y que como progenitores se sitúen, no al frente, como se hace en la infancia, sino que se sitúen a su lado, sabiendo ver en ellos sus capacidades y no sus incapacidades".




El profesor y teólogo Javier Morlans ha realizado un análisis previo de la situación actual de la familia, la escuela y la parroquia en el mundo católico. A partir de la referencia literaria y cinematográfica de "La tormenta perfecta" ha reflejado que la tormenta perfecta se ha abatido sobre el mundo católico en los últimos 30 años, con la apoteosis del yo, el sistema de altas presiones y el huracán tropical del espiritualismo sin Dios, atracción de lo oriental y expansión de la mente. La clave de la mentalidad dominante, como es el cine, novelas, creadores de opinión..., tiene que salir de dentro del ser humano o de la naturaleza. Se acepta todo en religión y en espiritualidad antes que abrirse al Dios cristiano que es anterior al mundo.
El estado del pesquero católico es de debilidad estructural y de adn católico incompleto, pues ser católico se traduce en pensar bien y actuar correctamente, siendo el resultado un "soy yo quien me salvo con mi esfuerzo individual, intentando ser bueno. Jesucristo es sólo un modelo externo" configurándose como la herejía del pelagianismo.
El estado de la tripulación, en general, depende excesivamente del sacerdote, religioso o religiosa, comportando una inmadurez y un infantilismo del laicado.
Posteriormente ha comentado que “la salvación de Jesucristo no es la fundación de una ong, o de una doctrina y normas morales, ni un maestro de sabiduría, ni nuestra fe es un simple valor, ni una actitud, ni una habilidad. La salvación de Jesucristo nos trae una nueva creación y un nuevo inicio de la historia, una nueva intervención  personal de Dios elevando a los seres humanos a la nueva condición de hijos en el Hijo. Es un encuentro con una Persona, Jesucristo, produciendo un cambio total en la propia vida; es un acontecimiento en la propia biografía de la persona; es un don gratuito; es una implicación personal en el dinamismo de comunión con Dios, en un Pueblo, con los hermanos y con la madre hermana Tierra”.
Finalmente ha dicho que no se puede dar lo que no se tiene, en referencia a los padres. Para ello las escuelas cristianas deben propiciar grupos de reiniciación a la fe mediante pequeños grupos de escucha del Evangelio, aprendiendo a dejar que resuene y a convertirlo en diálogo con Él. También es interesante unos itinerarios de maduración en la fe, con oración personal, fraternidad en grupo, cambio moral, acompañamiento personal, retiros, ayuda, recursos, etc. La transmisión de la fe cristiana a los hijos en la familia se produce en el testimonio de vida de los padres, en el diálogo a partir de las vivencias de los hijos, a través de la oración en familia, de material audiovisual y de redes sociales. De una fe cristiana vivida consecuentemente brotarán efectos éticos y humanizadores.
A continuación se ha celebrado una Eucaristía y una comida para los asistentes que lo solicitaron.

Esta jornada ha estado coordinada por el P. Emili Berbel S.F.


Texto: Cultura y Fe Hoy
Foto: archivo Cultura y Fe Hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario