miércoles, 20 de mayo de 2015

¿CÓMO HABLAMOS?

«Lo difícil es lo que tarda cierto tiempo; lo imposible es lo que tarda un poco más». Esta frase va unida a la vida y a la experiencia del noruego Fridtjof Nansen, explorador del Polo Norte y muchas cosas más, científicas y aventureras.


En relación con él le vino una ocurrencia, una más, a Chesterton cuando se daba cuenta de que no es fácil expresar ideas y sentimientos religiosos, por lo menos en según qué ambientes. Venía a decir Chesterton: “Es como si te mandaran escribir la vida de Nansen y te prohibieran hablar del Polo Norte”. Y es que ocurre algo así cuando se trata de escribir sobre cosas que tengan que ver con lo espiritual y con la fe propuesta por la Iglesia. A veces hay que escribir de eso, pero ojo cómo se habla. Se “cambian” las palabras y parece que así va a quedar todo “más normal” y como más a ras de tierra. Si hay que nombrar a Dios se dice “el de arriba” o algo así como fuerza, energía o luz. Si se piensa en algún difunto se lo sitúa diciendo “allá donde esté”. Hablar del cielo y de otras realidades bien escritas en el catecismo, como que no. Hablar del alma no es lo habitual. Y si alguien se atreve a referirse a ella lo hace desde términos más psicológicos que religiosos. En la Navidad suenan músicas que no tienen nada que ver con las personas centrales del misterio y se habla de “las fiestas”. Y en Semana Santa, y eso que han aumentado las procesiones, lo que más se anuncia es qué tiempo va a hacer porque son “vacaciones de primavera”. Parece que hay como un tácito consenso en no llamar a las cosas de la fe por su propio nombre.


Y dicho lo anterior, y con todo respeto, lo que digo es que este domingo se ha celebrado la Ascensión de Jesucristo al Cielo. Y que esto no es un cuento para decir ”que se nos ha ido”, sino una verdad para creer que, por esa realidad que es consecuencia de su resurrección, sigue vivo, presente en el tiempo y ya nunca ausente de la historia humana. 



El autor de este artículo es mn. José Maria Ferrer, sacerdote y delegado diocesano de medios de comunicación social de la diócesis de Barbastro-Monzón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario