jueves, 9 de abril de 2015

"ÉRASE UN HOMBRE A UNA NARIZ PEGADO..."

“Érase un hombre a una nariz pegado…” dijo el escritor barroco español Francisco de Quevedo. Nunca este verso del siglo XVII estuvo más de actualidad. Ahora el verso se escribiría “érase un hombre a un móvil pegado”.


En los últimos años es habitual observar a muchos jóvenes y también a mayores con un apéndice en la mano o en la oreja… nos referimos al teléfono móvil. Es un instrumento al que le hemos dado mucha importancia en la actualidad. Y lo que podemos observar es que no dejan de teclear ni de llamar por el móvil. En muchos casos andan por las calles observando la pantalla del móvil, esquivando los “obstáculos” (personas) y sin observar los edificios ni los movimientos que suceden al frente o a sus lados. La persona, el edificio, el cruce de semáforos, las conversaciones, los sonidos rurales o urbanos ahora se denominan WhatsApp, Facebook, Twitter, Blogger, Outlook, Gmail, Hangouts, Messenger, YouTube, Tagged, LinkedIn, Tumblr, Instagram, Line, Tuenti y así hasta casi el infinito. Las conversaciones se hacen por escrito o hablándole al móvil para que lo escriba y después lo envíe a su destinatario. La música no sale de las tiendas, los sonidos no surgen de la relación que tiene la persona con el medio o con otras personas, las voces no se oyen por las calles… ahora todo esto es a través del móvil. La música se escucha desde el móvil o mp3, los sonidos habituales en las calles o en las casas se silencian o se ignoran porque llevamos auriculares en los oídos, las voces se escuchan por los aparatos de telefonía… Si oímos gritar a unos niños o una conversación en un tono elevado nos sorprende, nos alerta y, en ocasiones, nos molesta. Además del murmullo cotidiano de los nuestros pasos por las aceras y los motores de los coches, añadiremos las melodías y tonos de móviles y otros artilugios…

En esta ocasión no trataremos sobre las relaciones humanas, que darían para hablar mucho y por especialistas. Describimos simplemente lo frecuente en nuestros pueblos y ciudades. Ante esta situación, deberíamos agregar positivamente todos estos aparatos tecnológicos a nuestra vida para que la persona crezca en valores y como apoyo a nuestras tareas. No se pueden sustituir las relaciones humanas (conversación, diálogo, participación, etc.) por un “medio” (aparatos) de comunicación.
El 11 de abril se ha organizado en nueve ciudades españolas un encuentro de personas que, utilizando esos aparatos (medios), llenarán de contenido humano y cristiano a todo ese mundo de redes sociales que nos rodea. Congregados en nueve sedes e interconectados (nos aprovecharemos de esos medios) cambiaremos impresiones, descubriremos novedades, compartiremos fundamentalmente las experiencias y valores de todas las personas que se dedican dentro de este mundo digital a difundir y a dar lo que Nos ha dado, lo que llevamos dentro del corazón gracias a Él, es decir, el lema de esta iParty iMisión: “Id al mundo entero y anunciar el Evangelio” Mc 16,15.


La redacción de Cultura y Fe hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario