lunes, 27 de abril de 2015

ANTE LA BEATIFICACION DE MONS. OSCAR ROMERO EL 23 DE MAYO

Presentamos un texto de mons. Oscar Romero, arzobispo metropolitano de San Salvador (1977-1980), pronunciado el 16 de abril de 1978, ante su próxima beatificación el 23 de mayo en El Salvador.

«Y en la segunda lectura (Pedro 2, 20b-25) también encontramos el concepto vocacional cuando dice: “obrar el bien y sufrir es cosa hermosa ante Dios, pues para esto habéis sido llamados ya que Cristo también padeció” Hermanos cristianos, el que piense que el cristianismo es una clave para no sufrir, está equivocado. Aquel que ya dejó de rezar porque le pidió mucho al Señor que lo curara de su enfermedad o le diera una mejor suerte y dice: “si Dios no me oye, yo sigo en la miseria, pobre y desgraciado, ya no rezo más”. No ha comprendido la dignidad de su vocación. Nos ha llamado a sufrir, y aquel que no tuvo pecado es Cristo, es el que más ha sufrido. Y ya que estamos en una Iglesia de la Virgen, pensemos que junto a Cristo, el inocente, la Virgen que no tenía mancha también padeció junto a la cruz las sietes espadas en su corazón. Porque a esto nos llama el Señor: a sufrir. Pero a sufrir mientras se hace el bien. ¡Miren que contraste, que política la de Dios! De modo que el premio por hacer el bien no va a ser estar bien yo. Dice claramente hoy San Pedro en su carta: “obrar el bien y sufrir”. ¡Qué cosa más hermosa ante Dios! Pues para esto habéis sido llamados ya que Cristo también padeció.


Por eso les digo, hermanos, una liberación que no quiere ser comprada a base de dolor, de sufrimiento, es una pura mentira. No existe un paraíso en esta tierra. La liberación completa será más allá de nuestra muerte pero ya tiene que comenzar a realizarse en esta tierra. Y es necesario, pues, desinstalarse. Me da pena hermanos, que en esta hora que el pueblo ya no aguanta una situación haya tanta gente indiferente porque prefieren como los de Egipto, muchas veces, seguir comiendo las cebollas de Egipto; y protestaban contra Moisés porque en el desierto sufrían el camino de su liberación: “¿Para qué nos has sacado de Egipto? Aunque éramos esclavos estábamos mejor, comíamos carne, teníamos ollas”. Así es la situación de muchos, prefieren estar bien ¿Hasta cuándo? Y no la liberación definitiva que supone un sufrimiento, un paso por un túnel oscuro como fue la pasión de Cristo. Y San Pedro nos anima, es una pasión breve. Breve es el  sufrimiento pero hay que aceptarlo con toda la alegría con que Cristo se abraza a su cruz y camina al Calvario y cae y en vez de quedarse caído se levanta tres veces, hasta que lo claven en una cruz porque sabe que sólo entonces se consuma la redención. Ya todo está cumplido, hasta el agotamiento. Yo les llamo, hermanos, a que como cristianos no le tengamos miedo al sufrimiento sino que lo sintamos como una vocación genérica de todo cristiano».

Mons. Oscar Romero (1917-1980).

sábado, 25 de abril de 2015

ELOGIO DE LA ALEGRÍA.

Que la alegría es el mejor estado de ánimo, ¿quién lo duda? La elogian todos, hasta los defensores del pesimismo, “que haberlos haylos”, en fin, “hay gente p’a todo”, pero ¿cuántos conocen la verdadera alegría? Es la siempre presente en declaraciones y principios y, tantas veces, la gran ausente en el día a día que no logra superar lo negativo y gris que lleva consigo. Hay que intentar que este estado de ánimo, buen amigo, no se nos vaya a la zona exclusiva de lo extraordinario. Donde hay que aventurarse a estar alegres es en el ordinario vivir del día a día.

Y para que no se nos vaya de la vida la alegría, lo primero es hacer de nuestras relaciones humanas convivencia y no prevención. No se puede ser feliz viviendo como a la defensiva del otro, “preparado para disparar cuando me ataquen”.


Lo segundo está en saber que la alegría está en relación directa con la lectura que vamos haciendo de lo que nos va aconteciendo en la vida. Y hay que leer para aceptar, interpretar y pasar al compromiso. La vida es, sobre todo, lo que vamos haciendo en ella y con ella. No es la pasividad o la simple resignación lo que nos da alegría. Es la esperanza de encontrar caminos nuevos y soluciones a cada interrogante.

La verdadera alegría, tercera idea, no es la del confort consumista de los mercados aparentemente alegres. Es la del compromiso por llegar a las raíces de la propia vida y, bien conocidas, permitir que se ensanchen para que alimenten a otros. Dar bienestar a otros, felicidad y buen trato, es la mejor manera de “bientratarse” uno a sí mismo, hasta de felicitarse, por esa buena disposición de dar a otros lo mejor de sí mismo. ¿Cuándo entenderemos que los otros no necesitan palabras sino hechos, amor y no juicios, cercanía y no indiferencias? Hoy se necesita gente que, literalmente, regale, sin nada a cambio, alegría.  

El autor de este artículo es mn. José Maria Ferrer, sacerdote y delegado diocesano de medios de comunicación social de la diócesis de Barbastro-Monzón.
La fotografía es propiedad de este blog.

jueves, 23 de abril de 2015

23 DE ABRIL: LIBROS Y ROSAS

Hoy 23 de abril es festivo en Aragón y en Castilla-Léon. Además en Cataluña se celebra el día del Libro y la Rosa, con multitud de rosas de todos los colores, predominando la roja. También hay muchos puestos de libros, siendo en algunos de ellos los propios autores quienes firman ejemplares a los compradores. 


Aquí presentamos algunos autores de libros editados estos últimos meses Como podrán comprobar hay de todo... Traemos unos ejemplos de famosillos: Alma Obregón (repostera y corredora de maratones), Mariló Montero (pre-sentadora), Tricicle (humor bien hecho), Eduardo Punset (exministro, escritor y actor publicitario) y Sor Lucía (amén).









Las fotografías son propiedad de este blog.






jueves, 16 de abril de 2015

UNA IDEA.

Hay personas que hacen un chiste de cualquier anécdota o a la menor oportunidad, otros ven un paisaje, a otros les surge una melodía… claro que hay otros y otras que “te hacen un traje” ya, a quemarropa y sin poderse contener. Así podríamos continuar con infinidad de casos, de habilidades de algunos.

También hay alguien que es capaz de ver…- claro y también elaborar-  ideas ante cualquier realidad humana que se haya explanado con alguna lógica explícita o incluso oculta o implícita.(1)


En la sesión de la iParty de iMisión que se desarrolló en España en seis sedes simultáneamente el sábado 11 de abril apareció, pero no se formuló, una idea, no una ideica- como podemos decir en Aragón de alguna ocurrencia banal- que voy a desarrollar.

Estos son los tres grandes conceptos que fueron apareciendo: segmentación, carismas y comunión. Si estos se relacionan con una lógica que los hace mutuamente significativos y valiosos, convierte a esa nueva realidad originariamente disjunta y tripartita en una idea de una densidad que hay que pensar. Pensar para derivar consecuencias y sobre todo compromisos. Pensar, pensar… y no sólo elucubrar o adornarnos en nuestros ocios públicos y publicados (vanidad del pensador irresponsable).

Que hay situaciones o realidades diferentes entre los hombres ya sea considerados uno a uno o agrupados es obvio y no necesita mayor explicación, lo humano también se describe como diferenciado. Esta consistencia de cada uno (persona o grupo humano) nos obliga a un trabajo en nuestra relación con ellos –si queremos acertar- considerable, incluso exigente si nos interesan por lo que valen.
Todos no somos capaces de afrontar cualquier realidad humana en cualquier contexto con una mínima exigencia de calidad y verdad. Esto nos lleva a segmentar (y secuenciar) el abordaje de –sino todas- algunas relaciones. Esto o la ineficiencia.

Claro que-quien necesite más claridades, será en otro momento…- pretendemos una conducta de valor, pretendemos lo mejor (2), pero esto no se logra mediante una tecnología a la que podamos acceder desde los aprendizajes facilitados por las ciencias humanas y sociales neopositivistas a la altura de los tiempos. No es posible aprender todas las competencias… y para no dar más pábulo a los hacedores de ingeniería social… ahí están  Marta y María.

Los carismas son una obligación para los responsables de todo grupo, institución y la humanidad considerada como inteligente y de la verdad. Miren, piensen, decidan, dediquen su vida señores responsables  o dirigentes o… a buscar, aclarar, explicitar, enviar a cada cual con su carisma a lo que nos hace a todos constructores de un mundo mejor. No tienen otra tarea más urgente ni más importante y tienen que ser juzgados… ya, de una vez, por esta tarea. Su misión señores-señoras responsables es esta. No es sicología, ni sociología, ni técnicas de personal… es la verdad de cada hombre lo que debe de guiarles, es la persona de cada persona.

Tenemos a cada carisma en su segmento/secuencia con su atención carismática, eficiente… el mundo se vuelve más católico: todos con todos. Y esto no es una visión o interpretación es la urgente necesidad –resulta ya por Jesús en el caso paradigmático de Marta y María- de un mundo real de personas que viven desde su condición de tales: cada cual es cada quien.

No podemos seguir igual y no podemos sustituir la realidad del hombre como persona por un sujeto inventado/ideado en cualquier contexto ideológico (el proletario, el ciudadano, el consumidor, el homo cualumque…), y esto significa no esconder la realidad de buena o mala fe, y esto es un cambio de visión, y esto es… por nuestros pecados… una tarea ingente.

¡Ah, pero no! Nada de santificar capillitas, gurús, especialistas avalados por la academia. Hay que lograr la comunión. Sólo lograremos la comunión cuando todos estemos considerados como carismáticamente significados. Yo y tú y tú y tú… tenemos nuestra misión que es la de cada cual porque es persona. El buen, el mejor dirigente/responsable… es aquel que logra que cada quien  viva ya desde su propia realidad como persona, y esto es lo que nos ha querido Dios, personas.


La Iglesia es Asamblea… de personas, hijos de Dios, irrepetibles, con una vida específica para cada quien. ¿Quién ha dicho que lograr la comunión sea fácil y cómodo? ¿Pero, tenemos otra tarea de mayor alcance (…en la perspectiva de la eternidad…) que empezar cada quien por vivir por lo que somos?

La vida de cada uno (persona) es un diálogo… fructífero (…la higuera que no da fruto…) con lo otro-los otros…, y, ¡los dirigentes, responsables…tienen que saber que esta es su tarea: poner a cada quien en aquel lugar donde pueda dar mayor gloria a Dios! Este es el servicio que los explica y justifica: nos sirven. Todo lo demás es adiposo, peaje, demasiado humano, demoníaco.
Este es el lema de la nueva vida: ¡persona y comunión!

Una idea… sólo una idea que atrapé y fui pensando, sin pedigree académico (casi no hay referencias, y ninguna de ningún angloparlante), sin peligro… casi, casi nada.




(1)En un contexto escolar o académico hablaríamos de currículum oculto.
(2)Ver el texto de J. Marías, Tratado de lo mejor. Alianza Editorial. Madrid.1995


El autor de este artículo es José Luis Botanch Callén, profesor de Filosofía.
Las fotografías son propiedad de este blog.

domingo, 12 de abril de 2015

IPARTY IMISION EN SEIS SEDES ESPAÑOLAS: HACER LÍO Y #HAZTULOMISMO

La iParty es un encuentro de evangelizadores digitales con el fin de conocernos personalmente (desvirtualizarnos, es decir, ir más allá de los avatares, imágenes de perfil y apodos de la Red), formarnos y celebrar nuestra fe juntos. Un rasgo que la Conferencia Episcopal destacó de iMisión a la hora de concederle el Premio ¡Bravo! fue la comunión. Este encuentro tiene como fin crear comunidades de iMisioneros que estrechen lazos, dentro de la gran comunidad de todos los que evangelizan en la Red.



Todo lo vivido en la iParty está enfocado a salir a anunciar el Evangelio en las redes, promoviendo una cultura del encuentro, personal y cercano, como nos pedía el Papa Francisco y el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales. iMisión tiene el encargo, procedente de este Pontificio Consejo, de ser “el rostro más amable y misericordioso de la Iglesia” para quienes nos encuentren en la Red (palabras de Mons. Celli en la presentación de iMisión en el Vaticano).


El autor del texto de esta entrada es Javier Sánchez y es seminarista del Seminario diocesano de Plasencia (Cáceres).

jueves, 9 de abril de 2015

"ÉRASE UN HOMBRE A UNA NARIZ PEGADO..."

“Érase un hombre a una nariz pegado…” dijo el escritor barroco español Francisco de Quevedo. Nunca este verso del siglo XVII estuvo más de actualidad. Ahora el verso se escribiría “érase un hombre a un móvil pegado”.


En los últimos años es habitual observar a muchos jóvenes y también a mayores con un apéndice en la mano o en la oreja… nos referimos al teléfono móvil. Es un instrumento al que le hemos dado mucha importancia en la actualidad. Y lo que podemos observar es que no dejan de teclear ni de llamar por el móvil. En muchos casos andan por las calles observando la pantalla del móvil, esquivando los “obstáculos” (personas) y sin observar los edificios ni los movimientos que suceden al frente o a sus lados. La persona, el edificio, el cruce de semáforos, las conversaciones, los sonidos rurales o urbanos ahora se denominan WhatsApp, Facebook, Twitter, Blogger, Outlook, Gmail, Hangouts, Messenger, YouTube, Tagged, LinkedIn, Tumblr, Instagram, Line, Tuenti y así hasta casi el infinito. Las conversaciones se hacen por escrito o hablándole al móvil para que lo escriba y después lo envíe a su destinatario. La música no sale de las tiendas, los sonidos no surgen de la relación que tiene la persona con el medio o con otras personas, las voces no se oyen por las calles… ahora todo esto es a través del móvil. La música se escucha desde el móvil o mp3, los sonidos habituales en las calles o en las casas se silencian o se ignoran porque llevamos auriculares en los oídos, las voces se escuchan por los aparatos de telefonía… Si oímos gritar a unos niños o una conversación en un tono elevado nos sorprende, nos alerta y, en ocasiones, nos molesta. Además del murmullo cotidiano de los nuestros pasos por las aceras y los motores de los coches, añadiremos las melodías y tonos de móviles y otros artilugios…

En esta ocasión no trataremos sobre las relaciones humanas, que darían para hablar mucho y por especialistas. Describimos simplemente lo frecuente en nuestros pueblos y ciudades. Ante esta situación, deberíamos agregar positivamente todos estos aparatos tecnológicos a nuestra vida para que la persona crezca en valores y como apoyo a nuestras tareas. No se pueden sustituir las relaciones humanas (conversación, diálogo, participación, etc.) por un “medio” (aparatos) de comunicación.
El 11 de abril se ha organizado en nueve ciudades españolas un encuentro de personas que, utilizando esos aparatos (medios), llenarán de contenido humano y cristiano a todo ese mundo de redes sociales que nos rodea. Congregados en nueve sedes e interconectados (nos aprovecharemos de esos medios) cambiaremos impresiones, descubriremos novedades, compartiremos fundamentalmente las experiencias y valores de todas las personas que se dedican dentro de este mundo digital a difundir y a dar lo que Nos ha dado, lo que llevamos dentro del corazón gracias a Él, es decir, el lema de esta iParty iMisión: “Id al mundo entero y anunciar el Evangelio” Mc 16,15.


La redacción de Cultura y Fe hoy.

lunes, 6 de abril de 2015

ROMERÍAS DEL LUNES DE PASCUA

MILES DE PERSONAS LLENAN EL ENTORNO Y LA ERMITA DE NTRA. SRA. DE LA ALEGRIA EN MONZON (HUESCA) DURANTE ESTE LUNES DE PASCUA.
Había amanecido con el cielo lleno de nubes, presagiando una jornada gris y posiblemente lluviosa. Unas horas mas tarde el sol cubrió todo el valle de los ríos Sosa y Cinca, acompañando toda la mañana y la tarde para disfrutar de las jotas (con la rondalla Aires Monegrinos de Sariñena), de la longaniza repartida a los peregrinos y de la buena compañía de amigos y familiares en los alrededores de la ermita.
Miles de personas se acercaron durante toda la jornada a la ermita de Ntra. Sra. de la Alegría para visitarla y asistir a las misas programadas de las 9, las 12 y las 18 horas. Muchas personas dieron un beso a la imagen y rogaron por sus intenciones y las de los que no puedieron asistir. La Eucarístía del mediodía estuvo presidida por don Angel Pérez Pueyo obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, acompañado por varios sacerdotes de la localidad y de la comunidad salesiana. Al finalizar la Eucarístía el sr. Obispo depositó un ramo de flores, ofrenda personal que quiso hacer precisamente en este día.
Las fotografías son propiedad de este blog.

ALMUNIA DE SAN JUAN: DOMINGO DE RESURECCION FESTIVO Y CULTURAL

Durante el Domingo de Resurección se pudo contemplar en la localidad de Almunia de San Juan (Huesca) una muestra de artesanía y productos naturales (quesos, vinos, etc). Aprovechando la festividad y la ausencia de eventos en las proximidades, se organizó en las calles y plazas que circundan la iglesia parroquial esta jornada festiva y popular. La rondalla de la localidad amenizó la tarde con bailes no tradicionales de la tierra, a la sombra de su esbelta iglesia.
Las fotografías son propiedad de este blog.

domingo, 5 de abril de 2015

SABADO SANTO: COINCIDENCIAS EN LA DISTANCIA

El Sábado Santo (4 de abril) pudimos celebrar la solemne Vigilia Pascual con la Liturgia de la Luz, el Pregón Pascual, la Liturgia de la Palabra, la Liturgia Bautismal, el Rito del Bautismo y la Liturgia Eucarística.
Esta es una interesante ocasión en la que podemos observar el Bautismo de aquellos que formarán parte de la Iglesia con este rito sacramental. Aquí traemos dos casos: el celebrado en la catedral de Santa María del Romeral en Monzón (Huesca) y el de la catedral de Almaty (Kazajstán). En la primera se bautizaron dos chicas y en la segunda once adultos.



En ambas celebraciones estuvieron presentes ambos obispos; en la primera mons. Angel Pérez Pueyo obispo de Barbastro-Monzón y en la segunda mons. José Luis Mumbiela obispo de Santísima Trinidad en Almaty.


Fotografía cedida a este blog por mons. J.L. Mumbiela.

jueves, 2 de abril de 2015

PREGON DE SEMANA SANTA: DE JUEVES SANTO A LUNES DE PASCUA

Me gustaría ser esta tarde como aquel vigía que estaba esperando la vuelta del pueblo de Israel del destierro. Y anuncia jubiloso una buena noticia. El profeta Isaías le llama “euangelos”, el mensajero de una buena noticia.
Semana Santa es el corazón del Año litúrgico, de la Iglesia. El Misterio pascual, Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús es lo que celebramos en el llamado Triduo sacro. Jueves santo por la tarde, Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Resurrección: Pasión, Muerte, Sepultura y Resurrección gloriosa. Y vosotros, queridos cofrades, estáis en el corazón de la Semana Santa porque nos mostráis algún aspecto del Misterio pascual de Jesús.
La Oración en el Huerto, nos muestra el comienzo de la Pasión del Señor. La Virgen de la Piedad nos muestra a la Madre con el Hijo muerto en sus brazos. La Virgen de los Dolores nos muestra a la Madre dolorosa ya profetizada por el anciano Simeón. En la Sangre de Cristo contemplamos el sacrificio único y definitivo. No se necesitan más sacrificios sino la Sangre gloriosa de Jesús que nos salva. En el Cristo de la Buena Muerte descubrimos el amor extremo de Jesús que da la vida por sus ovejas. Y muere perdonando y abriendo las puertas del cielo al buen ladrón.
En estos momentos de frialdad religiosa, ¡qué importante que es la fe en Jesús! No nos avergoncemos de Jesús. Es el mejor al que podemos seguir, no nos pide nada y nos lo da todo. Por eso son tan importantes los pasos del “Ecce Homo” y del Nazareno. Contemplar a Jesús en su pobreza total.
El Sábado Santo es un día de espera ansiosa. De alegría contenida. De ahí el Santo Sepulcro. Cristo que pasa por la pasión, por la muerte y la sepultura. Vuestras cofradías nos muestran estos momentos esenciales del Misterio pascual, del Triduo santo.
Pero en Monzón, hermanos y hermanas, tenéis la culminación de ese Misterio Pascual, del Triduo sacro: la Virgen de la Alegría. Ella nos habla de la Resurrección del Hijo. Del triunfo de la vida sobre la muerte, del bien sobre el mal.
La Iglesia es misionera "por su misma naturaleza" (AG 2; LG 17), dice el Concilio. La evangelización no es facultativa, sino "un acto profundamente eclesial" (EN 60). Ser Iglesia equivale a formar parte de "una comunidad que es evangelizadora" (EN 13). "La Iglesia existe para evangelizar" (EN 14).
Decia san Juan Pablo II: "Hoy se ha de afrontar con valentía una situación que cada vez es más variada y comprometida... He repetido muchas veces en estos años la "llamada a la nueva evangelización”. La reitero ahora, sobre todo para indicar que hace falta reavivar en nosotros el impulso de los orígenes, dejándonos impregnar por el ardor de la predicación apostólica después de Pentecostés. Hemos de vivir en nosotros el sentimiento apremiante de Pablo, que exclamaba: "¡Ay de mi si no predicara el Evangelio! (1Co 9,16)" (Nmi 41).
Gracias a la reforma del Concilio ha sido grande el crecimiento y la promoción de la Liturgia, que es "la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda fuerza" (SC 10), pero no podemos olvidar otras formas de piedad del pueblo cristiano: "La sagrada Liturgia no agota toda la actividad de la Iglesia, pues para que los hombres puedan llegar a la Liturgia es necesario que antes sean llamados a la fe y a la conversión" (SC 9). "Se recomiendan encarecidamente los ejercicios piadosos del pueblo cristiano, con tal que sean conformes a las leyes y a las normas de la Iglesia" (SC 13) (DPPL 1).
Y aquí nos encontramos con la piedad popular. "La piedad popular no puede ser ni ignorada ni tratada con indiferencia y desprecio, porque es rica en valores, y ya de por sí expresa la actitud religiosa ante Dios; pero tiene necesidad de ser continuamente evangelizada, para que la fe que expresa llegue a ser un acto cada vez más maduro y auténtico" (San Juan Pablo II, VQA 18) (DPPL 2).
Junto y al lado de las celebraciones litúrgicas, en el curso de los siglos, han florecido y se han enraizado en el pueblo cristiano, múltiples y variadas modalidades de expresar, con simplicidad y fervor, la fe en Dios, el amor por Cristo Redentor, la invocación del Espíritu Santo, la devoción a la Virgen María, la veneración de los santos, el deseo de conversión y la caridad fraterna (DPPL 6). No podemos confundir “religiosidad popular” con “piedad popular”. La “religiosidad popular” se refiere a una experiencia universal: en el corazón de toda persona, como en la cultura de todo pueblo y en sus manifestaciones colectivas, está siempre presente una dimensión religiosa. La religiosidad popular no tiene relación, necesariamente, con la revelación cristiana (DPPL 10).
La “piedad popular”: designa las diversas manifestaciones cultuales, de carácter privado o comunitario, que en el ámbito de la fe cristiana se expresan principalmente, no con los modos de la Liturgia, sino con las formas peculiares derivadas del genio de un pueblo o de una etnia y de su cultura. Es como un "verdadero tesoro del pueblo de Dios" (San Juan Pablo II). "Manifiesta una sed de Dios que sólo los sencillos y los pobres pueden conocer; vuelve capaces de generosidad y de sacrificio hasta el heroísmo, cuando se trata de manifestar la fe; comporta un sentimiento vivo de los atributos profundos de Dios: la paternidad, la providencia, la presencia amorosa y constante, genera actitudes interiores, raramente observadas en otros lugares, en el mismo grado: paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desprendimiento, apertura a los demás, devoción" (Beato Pablo VI, EN 48) (DPPL 9).
Encontramos muchos valores en la piedad popular: La piedad popular tiene un sentido casi innato de lo sagrado y de lo trascendente. Manifiesta una auténtica sed de Dios y "un sentido perspicaz de los atributos profundos de Dios: su paternidad, providencia, presencia amorosa y constante" (Beato Pablo VI, EN 48), "su misericordia" (San Juan Pablo II, CT, 54). La piedad popular sugiere y alimenta: la paciencia, "la resignación cristiana ante situaciones irremediables" (Puebla, 913); el abandono confiando en Dios; la capacidad de sufrir y de percibir el "sentido de la cruz en la vida cotidiana (Beato Pablo VI, EN, 48); el deseo sincero de agradar al Señor, de reparar por las ofensas cometidas contra Él y de hacer penitencia; el desapego respecto a las cosas materiales; la solidaridad y la apertura a los otros, el "sentido de amistad, caridad y de unión familiar" (Puebla, 913) (DPPL 61).
Queridos hermanos y hermanas: preparando con ilusión y cariño vuestros pasos de Semana Santa y vuestras procesiones estáis evangelizando, anunciando a Jesús en estos momentos concretos de la historia. Muchas personas verán vuestros pasos y os verán a vosotros que con devoción les acompañáis. Será como un audiovisual viviente. Quizás el único momento del año que ven signos religiosos, y por los ojos se puede llegar al corazón.
También hacéis un gran bien a la sociedad. Mostráis valores humanos muy necesarios: la solidaridad, el trabajo y servicio a los otros, la gratuidad, la generosidad, el espíritu de sacrificio. Y valores culturales. Nuestras raíces están ahí: el cristianismo ha marcado nuestra cultura, arte, poesía, literatura, costumbres. Es grande el bien que hacéis a la Iglesia y a la sociedad. Seguid trabajando y caminando con gozo y decisión. Nos acompaña la presencia cariñosa y bondadosa de nuestra querida Virgen de la Alegría, antes de la Piedad y de los Dolores. Pero eternamente “Virgen de la Alegría”, Madre del Resucitado.
Virgen y Madre María,
Tú, llena de la presencia de Cristo, llevaste la alegría a Juan Bautista, haciéndolo exultar en el seno de su madre.
Tú estremecida de gozo, cantaste las maravillas del Señor. Tú, que estuviste plantada ante la cruz
con una fe inquebrantable
y recibiste el alegre consuelo de la resurrección, recogiste a los discípulos en la espera del Espíritu
para que naciera la Iglesia evangelizadora.
Madre del Evangelio viviente, manantial de alegría para los pequeños,
ruega por nosotros.
Amén. Aleluya. (Papa Francisco, EG 288).
Texto del Pregón de Semana Santa pronunciado por mn. Gerardo Soler, párroco de Sta. María de Gardeny y delegado diocesano de Liturgia de la diócesis de Lleida/Lérida, en la catedral de Sta. María del Romeral de Monzón (Huesca) el 21 de marzo de 2015. Documento extraído de www.parroquiademonzon.es